Denunciaron a un médico por golpear a un paciente: La versión del profesional

Una mujer denunció que el médico de guardia del Hospital Santa Elena, Germán Díaz Villalba (49), golpeó a su cuñado, un paciente de apellido Rivero. El paciente había ido a hacerse atender al nosocomio la noche de este sábado, y el medico causó lesiones en el rostro.

El médico de Policía constató una fractura de tabique nasal en el damnificado, de 37 años, y ahora el fiscal en turno de La Paz, Santiago Alfieri, deberá investigar lo sucedido.

«Como a las 21 llamaron pidiendo nuestra colaboración a raíz de que había un problema en el Hospital Santa Elena; pero cuando llegamos ya había pasado», dijo a La Sexta el segundo jefe de la Comisaría N° 15 local, Leandro Sosa.

«Tenemos dos versiones, la del médico, que dice que fue a atender un paciente, que no sabemos qué patología tenía, pero que dice que esta persona ‘se estaba haciendo’; y que en un momento lo empezó a insultar y después lo empujó, por lo que el médico se defendió».

En cuanto a la segunda versión del hecho, el funcionario policial señaló: «Si bien con el hombre no hablamos, habló su cuñada, que fue quien radicó la denuncia por lesiones».

«Dice que lo acompañaron porque estaba descompuesto, primero dijeron que con convulsiones y después que tuvo un ataque de nervios; que lo metieron a la guardia y salieron todos, es decir que el hombre se quedó solo con el médico. Cuando ingresaron el paciente ya estaba tirado y el médico estaba en otro lado; lo sacaron por otra sala que hay al médico y luego mencionó como que volvieron a ingresar y se pelearon entre los dos», indicó Sosa.

«Supuestamente, según la cuñada, dice que el médico le tiraba de esos tarritos con medicamentos y que hasta lo pateó, pero no explican detalladamente cómo fue el inconveniente», agregó en relación a lo confuso del relato.

Tras el conflicto, «el médico se retiró solo del hospital, no quiso atender más a nadie para no complicar las cosas, y el paciente quedó con fractura de tabique», sostuvo el segundo jefe de la Policía de Santa Elena.

El galeno policial constató la lesión, «fractura de tabique nasal, sin desviación«, pero «el tiempo de curación o gravedad no se puede determinar hasta que no lo vea un especialista», dijo Sosa.

«Solo estaban ellos dos y ellos sabrán lo que pasó y por qué fue la discusión y este desenlace de la pelea», concluyó el policía. La causa por lesiones recayó en la Fiscalía de Santiago Alfieri.

La versión del médico

El profesional dijo que formalizará una denuncia contra César Rivero, el hombre con quien el sábado por la noche protagonizó un incidente en el nosocomio y que está siendo investigado por la Fiscalía de La Paz.

En diálogo con La Sexta, el médico contó que aún está conmocionado por lo sucedido: «Desafortunadamente tuve que pasar un momento sumamente desagradable. Si bien en otras oportunidades el personal de salud ha sufrido agravios de tipo verbal, en este caso este hombre excedió los límites verbales hacia la agresión física. Estoy muy conmovido con lo sufrido».

«Voy a hacer una denuncia para que quede asentado, porque temo que tome represalias», adelantó.

En cuanto a la descripción de los hechos, indicó que el sábado alrededor de las 20:30, tras una larga jornada, ingresó a higienizarse en el baño del nosocomio cuando las enfermeras le informaron que había llegado un paciente con un cuadro de excitación.

«Salí del baño todo mojado y me fui a la guardia. Allí había un paciente tendido en la cama, con un cuadro de excitación tal como me lo manifestó la enfermera. Ahí comencé la atención, le coloqué un suero por si había algún inconveniente tenía una vía para resolver con líquido; se le puso oxígeno y comencé la evaluación: confirmé que las pupilas estaban simétricas y que tenía un cuadro conocido como crisis histérica, es decir, un estado de nervios».

Tras el análisis, el médico contó que le explicó al paciente el cuadro que sufría, pero allí tuvo una respuesta que no esperaba: «Me dijo que lo trataba de ser un artista y yo le decía que no había planteado eso. Ahí se empezó a acercar y cuando estuvo cerca me tiró una trompada y me rozó la cabeza. Yo me cubrí con mis brazos flexionados y él se vino encima con el segundo puñetazo y pegó la nariz con mi antebrazo izquierdo. Ahí empezó a sangrar y se enojó y se puso más violento. Empezó a arrojarme tachos. Yo huí para el consultorio y me siguió queriéndome pegar. En esa corrida me dijo que me iba a matar».

Luego, el médico señaló que la escena continuó en la sala de espera del nosocomio. «Cuando salí del consultorio me abordaron las mujeres que estaban con él. Me empezaron a gritar y él se agachaba, agazapado entre las mujeres y me tiraba trompadas. Yo lo frenaba con técnica de inhibición, bloqueando los golpes. Él lo que buscaba era hacerme daño y como no logró eso terminó llorando diciendo que le pegué».

En cuanto a su decisión de dejar la guardia del nosocomio tras el violento hecho, dijo que así se acordó con «el staff médico, el personal de enfermería y el Director» porque «era lo mejor para evitar agravios y roces».

Consultado si observó si el paciente se encontraba bajo los efectos del alcohol o estupefacientes, sostuvo: «Impresionaba que el paciente podría haber estado con una asociación de alcohol y esas cosas. Sospecho que pudo haber habido algo de eso, por su estado de excitación».

Finalmente, Díaz Villaba desmintió que Rivero haya estado en la guardia con convulsiones y también señaló que la lesión en la nariz es leve: «No tenía un cuadro de convulsiones como decía la familia, porque si no se hubiese golpeado. En cuanto al tabique nasal, la radiografía reveló que tiene el tabique alineado y que lo que presenta es una fisura muy pequeña. No hay rompimiento de los huesos: es una línea de fisura que se pudo generar en el impacto de la cara contra el antebrazo, cuando me cubrí. Es una lesión leve que se cura en menos de 15 días», explicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *