Adiós a un ícono de la poesía Argentina: Tom Lupo

Con pesar hoy el mundo de la cultura acaba de recibir la noticia del fallecimiento de Tom Lupo, singular poeta e incansable difusor cultural.

Tom, que en realidad se llamaba Carlos Luis Galanternik y había nacido en Chaco en 1945, se formó en el psicoanálisis, pero alrededor de los treinta años de edad ingresó al mundo de la radio, en la que desplegó lo más reconocido de su trayectoria.En ella, a través distintas señales, promovió, especialmente el rock alternativo y la poesía. Tal vez su programa más recordado sea Tom Lupo Show, en la FM de radio Municipal.

Simultáneamente, editó varias revistas -como Alfonsina, Bananas y Twist y Gritos-, colaboró en numerosos medios gráficos, y condujo o participó de programas de televisión.

El arte de la poesía le debe la difusión de grandes poetas, porque los leía en sus programas, los reseñaba en artículos y porque grabó varios CD con ellos. Uno, entre tantos para mencionar, fue Giro hondo, basado en poemas de Oliverio Girondo, que contó con la participación de León Gieco y Luis Gurevich.

Fue autor, además, de los libros Palabras para la esfinge, poesía y psicoanálisis, editado en 1979, y de Muebles y sombras, con poemas y otros textos, que salió en 2004.

Desde que en 2015 fue víctima de un accidente de tránsito, su salud no pudo recuperarse.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *