Bulgaria denuncia «chantaje inaceptable» tras decisión de Rusia de dejar de enviarle gas

El primer ministro búlgaro acusó hoy a Rusia de un «chantaje inaceptable», después de que la compañía estatal rusa Gazprom suspendiera sus suministros de gas a ese país y a Polonia, ambos miembros de la Unión Europea (UE).

La interrupción, decidida porque esos países no pagaron las entregas en rublos, como exige Rusia en respuesta a las sanciones occidentales por haber invadido Ucrania, «constituye una grave violación del contrato», declaró Kiril Petkov ante la prensa.

«No cederemos a un chantaje así», recalcó citado por la agencia de noticias AFP.

El jefe de Gobierno agregó que Bulgaria «revisará todos sus contratos con Gazprom, incluido el que se refiere al tránsito» hacia terceros países como Hungría.

En un comunicado, Gazprom indicó haber notificado a la sociedad búlgara Bulgargaz y a la polaca PGNiG la «suspensión de los suministros de gas a partir del 27 de abril y hasta que se lleve a cabo el pago» en moneda rusa.

El presidente ruso, Vladimir Putin, declaró el mes pasado que Rusia solo aceptaría el pago de gas en su moneda nacional, el rublo, en respuesta a las sanciones occidentales impuestas a raíz de la guerra en Ucrania.

El primer ministro búlgaro subrayó que por el momento, no se preveía restricciones al consumo.

«El gobierno está preparado a este tipo de escenario», dijo.

El ministro de Energía, Alexander Nikolov, dijo también hoy que Bulgaria puede satisfacer las necesidades de los usuarios durante al menos un mes.

Dijo que el gas seguía fluyendo mientras hablaba.

«Hay suministros alternativos disponibles, y Bulgaria espera que las rutas y los suministros alternativos también estén asegurados a nivel de la UE», dijo Nikolov.

El ministro se refería a una reunión de expertos de la UE prevista para hoy para planificar los próximos pasos.

Agregó que Polonia y Lituania están en la misma situación que Bulgaria.

Bulgaria ha cumplido plenamente con sus obligaciones y ha realizado todos los pagos requeridos bajo su contrato actual de manera oportuna, estricta y de acuerdo con sus términos, dijo Nikolov.

El ministro agregó que Bulgaria pagó por adelantado los suministros en abril, lo que demuestra que Gazprom ha incumplió su contrato.

«Obviamente, el gas se usa como una herramienta política», dijo.

«Mientras yo sea ministro, Bulgaria no negociará bajo presión, Bulgaria no está a la venta y no sucumbe a ninguna contraparte comercial», afirmó

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.