Marta Cohen: “Hacer un pasaporte sanitario para que tengan una vida libre los que tienen una dosis es poco riesgoso”

La pediatra argentina del Hospital de Niños de Sheffield (Reino Unido) Marta Cohen sostuvo que “hacer un pasaporte sanitario para que tengan una vida libre los que tienen una sola dosis es un poco riesgoso”, ya que “para la variante Delta -que entiendo que va a tener una eclosión de acá a un mes, porque acá tardó seis semanas desde que llegó hasta que se hizo muy evidente- una dosis es muy insuficiente”.

En diálogo con La Once Diez / Radio de la Ciudad, detalló que “la diferencia entre la India y el Reino Unido -que después de la India fue el país con más casos de la Delta- es por la segunda dosis de la vacuna”, ya que “en India había un 3% con dos dosis y en el Reino Unido, cuando llegó, había un 40%, y ahora hay un 68% de los adultos como dos dosis”. “Para la variante Alfa una dosis puede ser, pero para la variante Delta, que es la que viene, de ninguna manera”, advirtió.

En este marco, calificó de “terrible” la demora en la llegada de segundas dosis de la vacuna Sputnik y afirmó que “en principio, no habría ningún inconveniente de dar una dosis de Oxford como segunda dosis”, ya que “todas las vacunas funcionan o están dirigidas contra la misma región del virus”. “Cuando en España, Francia y Alemania suspendieron la vacuna de Oxford, en el mes de marzo, a todos los que les habían dado una dosis recibieron una segunda dosis de otra vacuna. Tomaron la decisión estratégica de dar otra vacuna, que fue Pfizer, como segunda dosis”, resaltó.

Por eso, consideró que “alguien tiene que tomar la decisión en el Ministerio de Salud para decir que tenemos una situación grave, que es que tenemos un montón de adultos mayores mal vacunados para cuando llegue la variable Delta”, debido a que “la posibilidad de muerte en los adultos mayores es muchísimo mayor que en la gente más joven”. “Como se comenzó con los adultos mayores, son los que tienen una dosis de Sputnik. Hay que tomar la decisión de dar una segunda dosis de otra vacuna. Eso se debería haber tomado hace mucho”, recomendó.

También tuvo una mirada crítica sobre las restricciones para ingresar al país a través de vuelos, algo que consideró “una estrategia que es poco adecuada”. “Yo creo que no (sirve). Yo lo que haría es lo que se hace aquí. Los países están en colores. De país verde pueden venir y no hacer la cuarentena si tienen las vacunas y los tests negativos. País amarillo, llegan y tienen que hacer 10 días de cuarentena. Y país rojo, que son los países con muchos casos, si llegan tienen que hacer la cuarentena, diez días en el hotel, que lo tiene que pagar el pasajero”, detalló.

Haciendo un balance de la pandemia en Argentina, Cohen planteó que “la cuarentena comenzó demasiado temprano: cuando llegó el tiempo de hacerla la gente no la hizo porque ya estaba harta, eso fue una falla importante”, advirtió que “no había y no hay tests suficientes”, por lo que “ha habido tres veces más casos de los que se cita, ese también es un error grave” y enfatizó que “lamentablemente, en la situación socioeconómica en Argentina, hay demasiado trabajo irregular”, lo que implica que “la gente no podía trabajar desde su casa porque, a lo mejor, venden en la calle”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.