«Limpieza» en el Barsa: El nuevo DT ya le bajó el pulgar a Suárez, Vidal y Rakitic

El DT neerlandés Ronald Koeman inició este lunes el proceso de reestructuración del plantel del Barcelona comunicando al delantero uruguayo Luis Suárez que no cuenta con él para la próxima temporada, en una decisión que tiene un gran peso al tratarse del tercer goleador de la historia del club catalán y socio de Messi en uno de los «tridentes» más determinantes que lideró el astro argentino.

Tras reunirse esta mañana con el flamante secretario técnico del Barcelona, Ramón Planes, y con el director ejecutivo (CEO), Oscar Grau, el técnico azulgrana habló con Suárez, Ivan Rakitic, Samuel Umtiti y Arturo Vidal para informarles que deberán buscarse un nuevo equipo, según informó la prensa catalana.

Esta mañana Koeman telefoneó al goleador charrúa para decirle que no entra en sus planes de futuro y que el club le buscará una salida teniendo en cuenta que le queda un año más de contrato y otro opcional, adelantó la radio catalana Rac1.
El presidente Bartomeau, en su bienvenida a Ronald Koeman.

Este ha sido el primer gran movimiento de Koeman en el marco de la purga que el DT se comprometió a realizar para reestructurar el equipo vapuleado por el Bayern Munich por un 8-2 en la fase final de la Liga de Campeones de Europa de Lisboa, una eliminación que convulsionó al club catalán imponiendo el final de una era.

La decisión de despedir a Suárez, de 33 años, es un gran cambio desde el punto de vista simbólico y futbolístico, ya que el uruguayo es nada menos que una leyenda del Barça tras haberse convertido en el tercer goleador de su historia con 198 goles, por detrás de Messi (704) y César Rodríguez (232).

De hecho, el delantero uruguayo es el segundo mejor goleador de los años liderados por Messi, así como su cómplice e íntimo amigo.

La «limpieza» de Koeman obligaría al capitán argentino del Barcelona y máxima estrella a atravesar un proceso similar al que ocurrió con la selección argentina, cuando tras el fiasco del Mundial de Rusia tuvo que aceptar la salida de algunos de sus mejores compañeros como Javier Mascherano, Éver Banega, Lucas Biglia o Gonzalo Higuaín.

Pero en este caso, al igual que con la selección, también le puede traer el beneficio de contar con un nuevo socio goleador, el delantero argentino del Inter de Milán Lautaro Martínez.

La salida de Suárez «puede provocar un terremoto interno, pero el club tenía muy claro que necesitaba que se fuera para poder afrontar con éxito la llegada de Lautaro Martínez», afirmó el diario deportivo Sport.

Desde Italia, Inter y Milan hicieron conocer por ahora extraoficialmente el interés por goleador charrúa, también integrante del seleccionado de su país, aunque el Ajax fue el primero en tantear las intenciones de Suárez para volver a contar con él -vistió la camiseta del club holandés entre 2007 y 2011 (en 2010 estuvo en el Liverpool)-, antes de que se confirmara que Koeman no lo quería.

A pesar de que su nombre figuró desde el principio entre los que tenían colgado del cartel de transferibles, el goleador uruguayo tenía intenciones de seguir en el Barcelona, según afirmó en una entrevista publicada este domingo en el diario El País.

«Me gustaría quedarme en el Barça siempre y cuando se quiera contar conmigo. Tengo ganas de aportar. Siento el apoyo de la gente desde que llegué y eso me motiva mucho. No tendría problema en ser suplente la próxima temporada», dijo.

Las palabras de Suárez no hicieron cambiar de decisión a Koeman, quien pese a todo descartará no sólo al tercer máximo goleador de la historia culé sino a uno de sus futbolistas más determinantes en sociedad con Messi.

Messi, Suárez, y Neymar, conocidos como el tridente «MSN», batieron todos los récords en las tres temporadas en las que formaron delantera juntos, con 84 victorias (un 76% de efectividad), lo que llevó a que conquistaran 10 títulos: 1 Champions League, 1 Supercopa de Europa, 1 Mundial de Clubes, 2 ligas, 3 Copas del Rey y 2 Supercopas de España.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.