¿Cuales son los planes para el AMBA que analizaron el Presidente, Horacio Larreta y Kicillof ayer?

El presidente Alberto Fernández recibió durante la tardenoche de ayer, en la residencia de Olivos, al jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y al gobernador bonaerense, Axel Kicillof, para definir cómo continuará el aislamiento social, preventivo y obligatorio por la pandemia de coronavirus luego del próximo viernes, cuando finaliza la actual fase estricta que rige en el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA) desde el 1 de julio.

El encuentro fue convocado por el Presidente para.«terminar de evaluar cuáles son las políticas que se van a llevar adelante» a partir del viernes, cuando finaliza la fase más estricta de la cuarentena», según adelantó ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, uno de los asistentes a este encuentro.

Además de Cafiero, participan también del encuentro el ministro de Desarrollo Social, Daniel Arroyo, y la secretaria de Acceso a la Salud, Carla Vizzoti, entre otros funcionarios.

Asimismo, en la Residencia de Olivos también se dio cita el gabinete económico para definir medidas «puntuales» destinadas a las actividades más afectadas por las restricciones.

¿Qué quiere CABA?

El vicejefe Santilli, el jefe de gabinete Miguel y el ministro de Salud, Fernán Quirós, fueron los funcionarios porteños que comenzaron a adelantar algunas de las condiciones que planteará la Ciudad para la etapa que comenzará el 18 de julio, que en términos generales implicará volver a la fase 3 con la reapertura de unos 70 mil comercios esenciales de cercanía y permisos para caminatas y actividad física al aire libre.

En otra etapa cercana, la Ciudad prevé habilitar otros 10 mil comercios sobre las avenidas principales, lo que se conoce como centros comerciales a cielo abierto, y también los shoppings, sin patio de comida ni cine.

Santilli adelantó que la Ciudad tiene en análisis 100 protocolos de salud para distintas actividades y confió en que, aunque será de manera «paulatina», los nuevos permisos comenzarán a otorgarse en espacios de tiempo más rápidos: por semana o por día.

En lo inmediato, Quriós indicó que «la apertura será muy similar a lo que teníamos antes de restringir» y no descartó que se podría agregar alguna actividad recreativa para los niños. El ministro de Salud rechazó, en cambio, la posibilidad de que existan reuniones sociales.

Los 100 protocolos que la Ciudad analiza para el futuro cercano, mientras las cifras de contagios y camas de terapia se mantengan, se dividen entre los que contemplan actividades físicas y actividades económicas. Entre las primeras, Santilli indicó que «no incluyen solo a los runners» sino también «al fútbol o los clubes de barrio». 

Mientras que para la actividad económica, el vicejefe porteño puso el ejemplo de las peluquerías: «No sé si el 20 de julio, pero rápidamente podrán volver a funcionar». Y agregó que también se está estudiando el regreso de los gastronómicos con «material descartable».

¿Qué planes maneja Buenos Aires?

En territorio bonaerense, el gobierno provincial mantiene una postura más cuatelosa y no adelantó medidas generales sino que dependerá más de la situación de cada distrito del Conurbano. Otra situación completamente distinta se vive en los municipios del interior pronvincial, donde alrededor de 70 ya se encuentran en fase 5.

Respecto de la situación del AMBA, Kicillof apuntó que esperaba ver los números de casos hasta el jueves para poder ver el resultado del aislamiento estricto y, sostuvo: «Si la cosa mejora, como es esperable, podremos pasar a una etapa con mayor relajamiento y con mucho cuidado».

El mandatario hizo hincapié en las diferencias que debe gestionar la provincia en relación con la Ciudad:  «Sólo en el primero, segundo y tercer cordón la provincia tiene 13 millones de habitantes. La Ciudad tiene 3 millones. Las plazas de la Ciudad están todas cercadas y en la provincia no. En todas las grandes ciudades, en las zonas donde hay más edificios o más densamente pobladas como CABA los contagios son más sencillos».

«Esas diferencias demográficas, socioeconómicas, de forma de vida y de cultura hacen que nosotros tengamos que tomar medidas especiales», insistió el gobernador esta mañana junto al ministro de Salud provincial, Daniel Gollan, y el intendente de La Plata, Julio Garro.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.