Apartaron al juez Villena de la causa por el espionaje ilegal

La Cámara Federal de La Plata apartó hoy al juez federal de Lomas de Zamora Federico Villena de la causa que investiga el espionaje ilegal a dirigentes políticos, empresarios y gremiales durante el gobierno de Mauricio Macri.

La decisión la tomó el juez de la Cámara Federal de La Plata Roberto Lemos Arias ante la recusación planteada por por los abogados Alfredo Oliván, que representa al ex agente penitenciario Jorge «Turco» Sáez, y Fernando Sicilia, que patrocina a los ex miembros de la AFI Facundo Melo y Leandro Araque, tras ser indagados este jueves.

El argumento de los defensores es que el propio Villena ordenó las tareas de inteligencia por las que los espías están imputados. De alguna manera cuestionaban que sea magistrado y parte.

A partir de esta resolución la misma quedará en poder de su par de Lomas de Zamora Juan Pablo Auge.

La referencia de los abogados es al hecho de que Villena había avalado algunas de las tareas sospechadas, por lo que cuestionaron que no podía ser juez y parte de manera simultánea.

Como consecuencia de su apartamiento, el expediente quedará en manos de su par Juan Pablo Auge.


LA CAUSA

Hasta anoche el juez federal de Lomas de Zamora, Federico Villena, continuaba  tomando declaración indagatoria a los ex agentes de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI) investigados por supuesto espionaje ilegal durante el Gobierno de Mauricio Macri, mientras algunos de ellos apuntaron a la ex cúpula de la central de espías.

Cerca de las 22 todavía se aguardaba el comienzo de la declaración indagatoria de la ex coordinadora de Documentación Presidencial Susana Martinengo, señalada como quien recibía en Casa Rosada parte de los informes producidos por los espías agrupados en un grupo de whatsapp denominado «Super Mario Bros», en referencia al personaje de videojuegos que se desplaza por cañerías.

Una de las ex espías que declaró fue Mercedes Funes Silva quien confirmó haber visitado la Casa Rosada en una oportunidad, durante 6 minutos, para llevar documentación a la oficina de documentación presidencial para quien ahora reconoce como Martinengo.

Un dato que comenzó a cobrar fuerza el miércoles y que continuó creciendo el jueves es que las defensas de algunos de los acusados comenzaron a tantear la posibilidad de que sus defendidos desanden el camino del arrepentimiento, con lo que tendrían que reconocer su participación en los ilícitos investigados y apuntar «hacía arriba» para conseguir los beneficios procesales que la ley prevé.

El acuerdo de colaboración lo podrían alcanzar por la vía de la fiscalía que si los acepta debería poner tal acuerdo, registrado con los «medios técnicos idóneos» –según establece la ley del arrepentido- a consideración del juez Villena, que sería finalmente quien decidirá si lo homologa o lo descarta.

Hasta el cierre de esta jornada, uno de los espías seguía sin entregarse ante la justicia y le había vencido el plazo para no ser declarado en rebeldía: se trata de Martín Terra, amigo personal de Arribas y ex marido de la modelo Analía Maiorana, esposa del vicejefe de Gobierno porteño, Diego Santilli, quien figura entre las víctimas del espionaje ilegal.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.