Amnistía Internacional se opone a la omisión de los datos sobre COVID-19 por parte del gobierno de Brasil

Con cifras cada vez más elevadas de personas infectadas y muertes ante la pandemia de COVID-19, Amnistía Internacional señala que es extremadamente grave la omisión de datos en la información difundida por el Ministerio de Salud de Brasil.
“Desde el comienzo de la pandemia, Amnistía Internacional ha alertado sobre la ausencia de medidas adecuadas por parte del gobierno federal de Brasil para afrontar esta crisis. Esconder datos y hechos no es una respuesta aceptable en pos de superar esta situación”, señaló Mariela Belski, directora ejecutiva de Amnistía Internacional Argentina.
📈 Sobre la publicidad de las cifras
Las autoridades brasileñas tienen la obligación de ser transparentes en la divulgación de los datos de la pandemia que son de interés público. La medida dictada por el ministro del Supremo Tribunal Federal, Alexandre de Moraes, entiende que reanudar la divulgación de información está amparada por el artículo 37 de la Constitución Federal que establece: “La Administración pública, directa, indirecta o institucional de cualquiera de los Poderes de la Unión, de los Estados, del Distrito Federal y de los Municipios obedecerá a los principios de legalidad, impersonalidad, moralidad, publicidad y eficiencia”.
El Ministerio de Salud y las secretarías estatales y municipales de salud de Brasil tiene el deber de garantizar la adecuada recopilación de datos sobre los casos de síndrome gripal y síndrome respiratorio agudo grave. Asimismo, las autoridades sanitarias deben certificar que las declaraciones de defunción se registran de manera cualificada e incluyen información sobre color de piel, etnia, género e identidad de género, dirección y/o comunidad a la que pertenecían las personas fallecidas a causa del COVID-19.
Además, las autoridades tienen el deber de anotar el lugar en el que se ha atendido a cada persona infectada, especificando el centro médico público o privado correspondiente y la ocupación de las personas atendidas, con el propósito de documentar y dar visibilidad a las posibles desigualdades en el acceso a la atención de la salud, lo que facilita el diseño de estrategias para garantizar la igualdad de acceso.
Amnistía Internacional exige una respuesta ante el COVID-19 para poblaciones vulnerables tales como: las personas residentes en favelas, las mujeres, las personas indígenas, las personas LGBTQI —especialmente las personas trans—, las personas quilombolas, migrantes y refugiadas, las personas sin hogar, las personas privadas de libertad, las personas mayores, las niñas y niños y adolescentes pertenecientes a estos grupos, la población negra y las trabajadoras y los trabajadores por cuenta propia y del sector informal.
Información complementaria
En mayo, Amnistía Internacional Brasil, junto con más de 35 organizaciones de derechos y movimientos sociales, lanzó “Nuestras vidas importan”. El objetivo de la campaña es que las autoridades brasileñas den respuestas adecuadas e inclusivas para hacer frente a la pandemia de COVID-19 sin dejar atrás a la población más vulnerable. La campaña incluye varias recomendaciones para el Ministerio de Salud y el gobierno del Brasil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.