CasoCaso George Floyd: Incendian una comisaría de Minneapolis en tercera noche de protestas por el racismo policial.

Miles de personas participaron este jueves en la tercera noche consecutiva de protestas en Mineápolis (EE.UU.) por la muerte a manos de la Policía del afroamericano George Floyd, movilizaciones que derivaron en la quema de una estación de Policía, disturbios y saqueos.

Durante la jornada, las protestas se extendieron no solo por Mineápolis sino también en la vecina Saint Paul, conocidas como «Twin Cities».

El CASO

La protesta se inició tras la muerte de George Floyd, de 40 años,  al grito de «¡no puedo respirar!»,  mientras uno de los agentes lo mantenía inmovilizado con la rodilla sobre su cuello.

Una transeúnte filmó el arresto el lunes por la noche durante 10 minutos y la difundió en directo a través de Facebook Live, y en las imágenes se observa a un uniformado blanco mientras mantiene a Floyd, quien aparece desarmado, boca abajo contra el suelo.

El detenido grita durante minutos que no puede respirar y que siente un fuerte dolor, mientras el agente le pide que mantenga la calma y un segundo policía se preocupa de que no se acerquen vendedores que empiezan a increparlos.

La policía dijo en un comunicado que los agentes notaron que el hombre presentaba «dificultades médicas», por lo que llamaron a una ambulancia, que lo trasladó a un centro de salud donde murió poco después.

La familia de Floyd denunció un uso «excesivo e inhumano» de la fuerza y acusó a la policía de racismo, informó CNN.

Hoy, cuatro policías implicados en el hecho fueron despedidos, informó el alcalde de la ciudad Jacob Frey, en su perfil de Twitter. En el video solo se ve al accionar de dos policías.

«Los cuatro agentes implicados en la muerte de George Floyd han sido despedidos. Es buena decisión», escribió.

«Ser negro en Estados Unidos no debería ser una condena a muerte», declaró poco antes, durante una rueda de prensa en la que afirmó que era normal que la gente estuviera enfadada.

El abogado de la familia de Floyd, Benjamin Crump, denunció uso «abusivo, excesivo e inhumano de la fuerza» por un delito «no violento».

El caso es el enésimo de presunta violencia policial racista en Estados Unidos que termina en muerte en los últimos años, una realidad de décadas en el país que parece haberse agravado recientemente.

Crump es también el abogado de la familia de Ahmaud Arbery, un joven afroamericano de 25 años asesinado a tiros por dos hombres blancos en febrero en el estado de Georgia, en un caso que causó mucho revuelo tras la difusión de un video de los hechos.

El jefe de la policía de Minneapolis indicó que el FBI abrirá una investigación sobre lo ocurrido.

La asociación pro derechos civiles ACLU denunció la violencia policial «injustificada» contra los negros.

«El público ha visto el video, llamar a eso un incidente médico es un insulto», señaló la asociación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *