«Me quedo con la Libertadores del 2000» aseguró Sebastián Battaglia, el jugador más ganador de la historia de Boca

Nacido en Santa Fe el 8 de noviembre de 1980, pasó por el Villarreal de España en la temporada 2004/2005, el resto de su carrera entre 1998 y 2011 se dedicó a ganar cuanto torneo sea posible vistiendo la 5 de Boca.  Hablamos de Sebatían Battaglia, el hombre record del club que con el triunfo del tridente Aemal – Pergoloni – Riquelme, regresó a la rivera para ocupar el cargo de Técnico de la Reserva.

En su paso con la azul y oro ganó 18 títulos, los más trascendentes las cuatro Copas Libertadores (2000, 2001, 2003 y 2007) y las dos Copas Intercontinentales ante colosos como Real Madrid en 2000 y Milan en 2003.

El ex futbolista tiene el récord de estrellas individuales con la institución aunque se animó a elegir cuál de ellas fue su favorita. «Es difícil inclinarse por uno, pero de todos los que gané me quedo con la Libertadores del 2000», aseguró.

Además consideró hoy que el desafío que asumirá el equipo conducido por Miguel Ángel Russo será mantener el nivel que alcanzó este año en la obtención de la estrella 69 del club, en la Superliga, luego de un prolongado receso debido a la pandemia de coronavirus que mantiene paralizada la actividad.

«El desafío de Boca será mantener el nivel que se alcanzó este año. El equipo estaba con confianza, ganó un título muy importante por la forma en que se logró y este receso perjudicó lógicamente, por el envión anímico que traía», analizó Battaglia en una entrevista que concedió a Télam.

El ex volante desmenuzó el nivel que había alcanzado Boca desde la llegada de Russo a la dirección técnica en enero pasado, que alcanzó su punto más alto con la obtención de la Superliga, que conquistó con un rush final impecable de un empate y seis triunfos consecutivos, así le arrebató el título a River en la última fecha, tras imponerse sobre Gimnasia y Esgrima La Plata por 1-0 el 6 de marzo pasado en «La Bombonera».

«Se armó un proyecto importante con gente del club, con un grupo de trabajo encabezado por Riquelme que conoce el ambiente de Boca. Lamentablemente se frenó este proceso por esta situación inédita. Si bien este receso por el coronavirus afectará a todos por igual, nosotros debemos mantener la línea de juego que habíamos encontrado e insistir en lo que se logró, ese es el camino», reflexionó Battaglia, de 39 años.

El ex mediocampista «Xeneize» debutó en Boca el 31 de mayo de 1988 bajo la dirección técnica de Carlos García Cambón y fue pieza importante en el ciclo de Carlos Bianchi, entre 1998 y 2003, luego emigró al Villarreal y tras dos años (2003-2005) retornó a Boca para seguir ganando títulos.

Su retiro se produjo en 2011 durante el ciclo como DT de Julio Falcioni y como no podía ser de otra manera lo hizo dando otra vuelta olímpica, en el Apertura de ese año.

«Es un orgullo ser el más ganador de la historia de Boca, pero no puedo quedarme en eso, creo que tengo mucho para aportarle al club desde mi nueva función», añadió Battaglia en la charla con Télam.

Riquelme, el responsable del área fútbol en Boca, convocó a Battaglia y a otros ex prestigiosos jugadores como el colombiano Jorge «¨Patrón» Bermúdez, Marcelo «Chelo» Delgado y Raúl Alfredo Cascini, con la intención de recuperar el estilo histórico del club, dejado de lado durante 2019.

«Mi tarea es dirigir a los juveniles de la Reserva y formarlos para que estén preparados para jugar en la primera división, trato de transmitirles mi experiencia y que entiendan lo que significa ponerse la camiseta de Boca», subrayó Battaglia.

El ex futbolista se refirió a un tema que encendió una alarma en el cuerpo técnico de Russo en los últimos días, la salida del defensor paraguayo Junior Alonso, quien anunció que no continuará y le pidió a los dirigentes que no hagan uso de la opción de compra de su pase en poder del Lille.

Con la salida de paraguayo, Boca se quedó con tres marcadores centrales en el plantel, Lisandro López, Carlos Izquierdoz y el peruano Carlos Zambrano, incorporado en enero último junto al mediocampista Guillermo «Pol» Fernández.

«La salida de Junior Alonso es una lástima para Boca, se trata de un jugador de selección, que se supo ganar un lugar en estos últimos tiempos y no hay muchos centrales zurdos de su nivel y experiencia», analizó Battaglia.

El santafecino dirigió en la Reserva a una de las grandes apuestas del club en el puesto de zaguero central, el juvenil rosarino Gastón Ávila, de apenas 18 años, adquirido a Rosario Central el año pasado y que debutó con la camiseta de Boca en febrero, en la victoria en Córdoba sobre Talleres (2-1).

«Ávila debe crecer. Sin dudas que tiene futuro pero recién está volviendo de una lesión y tiene que seguir demostrando sus condiciones e ir ganando confianza para ser tenido en cuenta», concluyó Battaglia, en alusión a que el rosarino se rompió los ligamentos de la rodilla derecha en marzo de 2019.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *