Una joven trans denunció que un policía intentó violarla con la cachiporra en Jujuy

Un grave caso de abuso sexual se conoció en la provincia de Jujuy. La víctima fue una joven trans, Delfina Díaz: denunció que un grupo de policías la golpeó durante un control por el cumplimiento de la cuarentena y que uno de ellos la violó con la cachiporra.

De acuerdo a su relato, Delfina reconoció que había roto el aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto por el Gobierno por el coronavirus, para reunirse con algunas amigas y estaban en la calle cuando aparecieron policías.

«Estábamos afuera de la casa de una de mis amigas y en un momento aparece la Policía y empiezan a revolear las sillas en las que estabamos», contó. Su primera reacción fue empezar a levantarlas e increpar a los agentes por lo que habían hecho. Entonces fue cuando se desató la locura.

Un oficial la agarró del cuello mientras su compañera, una agente mujer, le pegaba un golpe en la cara. Delfina intentó gritar en ese momento para pedir ayuda pero la callaron con otros dos golpes, cada vez más fuertes. Así lograron hacerla entrar en el móvil policial y, esposada, la tiraron al suelo.

«Me llevaron a la cancha que está a la vuelta y me bajaron el pantalón. Me dijeron que así me iban a volver macho», contó la víctima. «La mujer policía me tocaba mis partes de adelante y me querían meter la cachiporra por atrás», agregó.

Todavía conmocionada y entre lágrimas, Delfina sostuvo que lo único que se le ocurrió para que terminara ese calvario fue asustarlos. «Fingí que convulsionaba porque no aguantaba más lo que ellos me hacían«, recordó. El engaño funcionó para que dejaran de agredirla y la llevaran al SAME, pero entonces una enfermera quiso aplicarle una inyección en el cuello y tuvo que contarle la verdad para que no lo hiciera.

«El policía la mira a la enfermera y la baja para hablar a un costado. Ambos me miraban y se reían«, afirmó la joven. Cuando finalmente se cansaron de dar vueltas con ella en la camioneta y la liberaron, uno de los policías la amenazó: «Me agarró del cuello y me dijeron que si yo llegaba a hablar o algo me iban a matar».

Según Delfina, no fue la primera vez que sufrió un abuso de este tipo por parte de la policía. «Antes, en la brigada me hicieron tener relaciones con otra chica trans mientras ellos grababan y se reían. Tengo miedo de salir a la calle», concluyó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *