Turquia acusa a Grecia de violar derechos humanos y maltratar a refugiados

La frontera entre Turquía y Grecia es, en la actualidad, una de las zonas mas calientes de Europa. Los gases lacrimógenos quedaron atrás para dar paso al fuego real.

Ya son varios los vídeos que circulan en las redes y muestran refugiados heridos por lo que parecen disparos, con grandes manchas de sangre, en lo que seria “tierra de nadie” entre las dos fronteras. Según testigos presentes en la frontera, hay un muerto y seis heridos.

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, acusó a Grecia de violar los tratados internacionales de derechos humanos y de «hundir los botes» y «disparar» a los refugiados que tratan de entrar en el país desde que Turquía.

 «Los griegos, que lo intentan todo, desde ahogar a los refugiados a matarlos a tiros, nunca deberían olvidar que quizás algún día serán ellos quienes pueden necesitar piedad», afirmó el político en un encuentro con los diputados de su partido, el islamista AKP.

Desde la pensisula, en tanto, acusan a Turquía de difundir «noticias falsas» sobre el ataque a estos refugiados.

«Un griego que ahora hace todo lo posible para no aceptar refugiados en su país no debería olvidar que un día podría necesitar esa misma ayuda», ha advertido el mandatario turco, días después de dejar claro que Turquía no impediría el tránsito de los migrantes hacia países de la UE.

Erdogan llegó a recordar que muchos griegos escaparon del país durante la II Guerra Mundial, y pidió al Gobierno de ese país que “respete a los refugiados que llegan a su territorio”.

Las autoridades turcas han denunciado la muerte de un migrante por el uso de fuego real, algo negado «categóricamente» desde Atenas.

REUNIÓN CON PUTIN

El jueves, Erdogan se verá en Moscú con su homólogo ruso, Vladimir Putin, para tratar la actual escalada de tensiones en la región siria de Idlib. Turquía ha lanzado una operación militar en la zona, donde está abierta también una ofensiva del régimen de Bashar al Assad, apoyado militarmente por Rusia.

Erdogan ha subrayado que Turquía no dejará la zona a merced de la actividad de grupos terroristas o del régimen sirio, si bien ha admitido que «nadie quiere luchar». Asimismo, ha confirmado que ha pedido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ayuda militar para la operación en Siria.

El presidente turco ha confirmado que espera volver de Moscú con un acuerdo de alto el fuego bajo el brazo, en el marco de un acercamiento que también ve factible el Kremlin. El portavoz de la Presidencia rusa, Dimitri Peskov, ha confirmado que la reunión consiste básicamente «en discutir con Erdogan la crisis de Idlib», informa la agencia Sputnik.

Los dos mandatarios esperan tener «una visión conjunta de los antecedentes, las causas de la crisis, el carácter negativo de sus consecuencias», así como plantear posibles medidas para evitar su «agravamiento». Unas 950.000 personas se han convertido en desplazadas desde principios de diciembre, según datos de la ONU.

LA AYUDA DE TRUMP

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha asegurado este miércoles haber pedido a su homólogo de EE.UU., Donald Trump, que suministre municiones a las fuerzas de Ankara para su operación militar en la provincia siria de Idlib, informa la agencia Anadolu.

«Envié una solicitud a Trump», declaró Erdogan a la prensa.

Al respecto, el secretario de Defensa estadounidense, Mark Esper, aseguró el pasado lunes que Washington no prestará ningún apoyo aéreo a la operación militar turca en Idlib, si bien admitió que el apoyo humanitario fue discutido en la Casa Blanca.

Más tarde, el representante especial de EE.UU. para Siria, James Jeffrey, matizó que su país está dispuesto a proporcionar munición y ayuda humanitaria a Ankara en Idlib.

«Turquía es un aliado de la OTAN», aseveró Jeffrey. «Gran parte de los militares usan equipamiento estadounidense. Nos aseguraremos de que esté listo y sea utilizable», añadió.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.