Otra denuncia para Cristina Fernandez

El dirigente del espacio “Republicanos”, Yamil Santoro,  en representación de la Fundación Apolo, denuncio hoy a la vicepresidente Cristina Fernadez por haber vinculado a los «ancestros» de Macri con la mafia calabresa ‘Ndrangheta, en su libro “Sinceramente”.

La denuncia fue presentada ante la Oficina Anticorrupción (OA) y argumenta que las declaraciones de la vicepresidenta representan un agravio racista para todos los italianos, lo que vulnera el Código de Ética Pública.

La Fundación Apolo, que se presenta como una promotora de «agentes de cambio en el sector público inspirados en los pilares de la Libertad, el Progreso y la República», determina que las afirmaciones «racistas» e «italofóbicas» de Cristina Kirchner «contradicen los fundamentos constitucionales» y «agravian a un grupo étnico de particular y trascendente importancia en la construcción de la Nación».

En su reciente viaje a Cuba, durante la presentación de su libro Sinceramente en La Habana, la vicepresidenta había declarado que «El componente mafioso del lawfare se tradujo en la persecución a mis hijos, pero especialmente a Florencia. (…) Debe ser ese componente mafioso, los ancestros de quien fuera… como denunció un conocido periodista de Página 12 cuando habló de la ‘Ndrangheta. Deben ser esos ancestros».

Según el texto, enviado al titular de la OA, Félix Crous, la vicepresidenta habría incumplido «normas establecidas en la Ley de Ética en el Ejercicio de la Función Pública y en el Código de Ética de la Función Pública».

«La utilización, por parte de la funcionaria, de expresiones discriminatorias, impacta negativamente sobre el orden democrático. Atenta contra la igualdad. Pero además, los dichos denunciados, en tanto constituyen un intento por descalificar desde otro poder del Estado, los cuantiosos procesos penales en los que está involucrada la Sra. Cristina Fernández de Kirchner, vulneran la división de poderes y, por tanto, el orden republicano», agrega.

Entre los fundamentos, además, la fundación asegura que la vicepresidenta vulneró el artículo 25 del Código de Ética en la Función Pública, que establece que un funcionario «no debe realizar actos discriminatorios en su relación con el público o con los demás agentes de la Administración».

«No quedan dudas, en este sentido, de que los dichos vulneran esta norma por su carácter discriminatorio respecto de millones de ciudadanos argentinos que tienen sus raíces en la península itálica», señala la denuncia.

Santoro, el denunciador serial

Esta no es la primera vez que el mediático dirigente, Yamil Santoro, es noticias por sus denuncias. En 2018  redactó una denuncia penal en los tribunales federales de Comodoro Py, también contra la ex presidenta de la Nación, Cristina Fernández de Kirchner, por “el uso político de la muerte» de Santiago Maldonado.

Incluso acusaba a la ex mandataria de “intimidación pública” y haber mentido acerca de las circunstancias del deceso de Maldonado en Cushamen el 1 de agosto de 2017.

En 2019 tuvo lugar una presentación ante la justicia federal donde aseveraba que, Cristina Fernández,  realizó un “sincericidio” en su libro al exponer que “el aumento del déficit fiscal en 1 punto del PBI para favorecer la campaña de Daniel Scioli”.

Santoro entonces  interpretó que al haber reconocido, la actual vicepresidente, que aumentó el déficit fiscal para favorecer a Daniel Scioli en las últimas elecciones presidenciales, configura el delito tipificado en el artículo 265 del código penal en el capítulo VIII de negociaciones incompatibles con la función pública: «Será reprimido con reclusión o prisión de uno (1) a seis (6) años e inhabilitación especial perpetua, el funcionario público que, directamente, por persona interpuesta o por acto simulado, se interesare en miras de un beneficio propio o de un tercero, en cualquier contrato u operación en que intervenga en razón de su cargo».

La líder de Abuelas de Plaza de Mayo, Estela de Carlotto, fue también “blanco” de sus denuncias. En 2018 el Instituto Nacional contra la Discriminación, Xenofobia y el Racismo (INADI) recibió un escrito donde se la acusaba de “dichos discriminatorios”.

Santoro explicaba, a través de las redes, que la denuncia se debía a los “dichos discriminatorios contra los choferes en particular (entre los que se encuentra mi padre que es fletero) y, en general, contra las personas provenientes de hogares de bajos ingresos o sin formación superior”.

Por entonces, la referente de la lucha por la identidad y los Derechos Humanos, había destacado la “prolija” prosa que el chofer Oscar Centeno utilizaba en los escritos que derivaron en la causa de los cuadernos.

 

Santoro fue un reconocido “organizador” de cacerolazos contra el gobierno de Cristina Kirchner, a uno de ellos fue en paños menores y se lo vio abrazado con Patricia Bullrich y Natacha Jaitt.

Luego supo culpar “a los argentinos” de que el ex ministro de Energía y Minería Juan José Aranguren tuviera su dinero fuera del país.

Una de sus más recordada aparición mediática resonante fue pidiendo dinero para ser “youtuber político” en junio de 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *