Mimi habló de la dura lucha de El Tirri contra el alcohol: “Lo veía como un niño y lo tuve que proteger”

Desde República Dominicana, Mariela Alvarado recordó los años más difíciles junto al productor, con quien mantiene una relación a distancia

En una entrevista reciente con Teleshow, Luciano El Tirri repasó su vida de novela con una profunda charla a solas con Sebastián Soldano. Y entre las andanzas públicas y privadas con su primo Marcelo Tinelli, su carrea musical desde los sótanos con Los Fabulosos Cadillacs y hasta los estudios en Los Ángeles y la especial relación con sus tres hijas, el productor destacó capítulo importante a su fuerte adicción al alcohol que casi le cuesta la vida y de la que pudo librarse en el momento justo.

“Abusé del alcohol, en definitiva, la droga legal. Chupaba demasiado hasta que pude darme cuenta de que si no frenaba la situación, chau… Y supe pegar el volantazo a tiempo”, contó el actual jurado de Canta Conmigo Ahora. Y contó que dijo basta cuando se despertó en Bogotá sin saber dónde estaba, después de dos noches seguidas bebiendo vodka y con las llamadas de su novia Mimi rebotando en el Skype.

Mimi es Mariela Alvarado, la periodista dominicana con quien mantiene una relación a distancia a salvo de los desconfiados y los prejuicios. Se conocieron en 2008, se enamoraron, se volvieron populares en la pista de ShowMatch y actualmente la vida los encuentra a ella en su país natal y a él viviendo con Marcelo Tinelli y participando de su programa. En Intrusos, quisieron tener su palabra luego de las declaraciones de su novio, y Mimi contó la versión de su lado, de los años más difíciles del productor.


Luciano y Mimi, un amor a distancia

“Yo padecí su alcoholismo durante cinco años”, dijo la periodista en la videollamada, antes de repasar cómo surgió su historia de amor. Contó que conoció a Luciano “siendo una niña” y que por eso primero él no quería estar juntos. “Yo tenía 24, 25 años y él me veía muy inocente. Yo con Luciano maduré mucho, me monté una mochila de un hombre que tenía diez vidas, tenía hijas, era un nómade, pero creo que lo supe manejar bien”, evocó Mimi, que agregó que, a pesar de la diferencia de edad, “lo veía como un niño y lo tuve que proteger”.

“Esas cosas a Marcelo no se las contaba, y en mí vio algo. Fui su compañera de vida y no me arrepiento de haberlo cuidado”, continuó, aunque reconoció que fue una etapa de mucho sufrimiento. “Cuando lo conocí no era tan alcohólico. Se le fue potenciando, pero no me daba cuenta. El alcohol era su amigo, lo que le permitía desinhibirse, tenía una dependencia”, aseguró.

En ese panorama, relató las dos personalidades que tenía Luciana: “Eran dos novios, el niño de dos años cuando estaba ebrio y el señor con todas las letras cuando estaba sobrio. Fue muy feo, desaparecía tres días. Gracias a Dios, o a lo que exista, él no era tan conocido todavía. Porque lo hubieran visto como un mendigo”,explicó sobre los años más duros de su relación.

Consultada por el entorno, Mimi reconoció que “a veces era medio dañino”, y aunque no dio nombres, relató algunas situaciones. “Lo veían como un crack, lo aplaudían, pero no lo cuidaban. La única que lo cuidaba era yo. Marcelo no se daba cuenta y cuando se dio cuenta le paró el carro”, señaló. En uno de esos momentos, le dijo que se volvía a Dominicana porque no aguantaba más tanta locura. “Se puso muy mal. Luciano sentía que yo era su mamá”, graficó. Pero a pesar de todo su apoyo, reconoció que el productor salió por su propia voluntad: “Le pedí muchas veces que lo deje y obviamente lo aconsejaba, pero el click para dejarlo lo hizo solo”, cerró.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.