Conflicto Europa del Este: Rusia sorprende con ataque a Lviv

Cuando el gobierno de Ucrania se prepara para admitir la caída definitiva de la estratégica ciudad portuaria de Mariupol, en el sudeste, a orillas del mar de Azov, a manos de las fuerzas militares rusas, el comando invasor sorprendió hoy temprano con una serie de potentes ataques en Lviv, en el oeste, con un resultado inicial de seis muertos y ocho heridos, según las autoridades locales.

«Por ahora, hemos contabilizado seis muertos y ocho heridos. Entre estos últimos hay un niño», aseguró el gobernador Maksim Kozitski en Telegram, según reportes de AFP, Sputnik y Europa Press.

El bombardeo a Lviv, inesperado y gravoso en términos de daños y víctimas, golpeó la moral del presidente Volodimir Zelenski y del canciller Dmytro Kuleba, quienes tenían puesta su atención y sus declaraciones públicas hacia la situación de Mariupol, sitiada y asediada desde hace seis semanas por las fuerzas rusas, que se aprestan al asalto final para doblegar a unos 2.500 combatientes ucranianos y 400 «mercenarios» extranjeros, la mayoría de países europeos, atrincherados en una enorme planta de producción de acero bajo la cual corre una vasta red de túneles.

Kuleba dijo en las últimas horas que Mariupol «ya no existe» tras los enormes daños materiales causados por los ataques rusos y resaltó que la situación en la ciudad es «dura a nivel militar» y «descorazonadora».

«La ciudad ya no existe. Lo que queda del Ejército ucraniano y un gran grupo de civiles están básicamente rodeados por las fuerzas rusas. Continúan su lucha, pero parece, por la forma en la que se comporta el Ejército ruso en Mariupol, que han decidido arrasar la ciudad hasta los cimientos a cualquier precio», manifestó el canciller en una entrevista a la cadena de televisión estadounidense CBS.

Admitió que no hubo negociaciones de alto nivel en los últimos días. «Tras (las matanzas en) Bucha, se ha hecho particularmente difícil seguir hablando con los rusos», explicó Kuleba.

Rusia rechazó permanentemente ser responsable de esa y otras masacres informadas en ciudades y pueblos ucranianos donde habían estado sus tropas y denunció que se trató de «montajes» y «noticias falsas», todo lo cual, según el Kremlin, afectó la seriedad de las conversaciones de paz.

Al respecto, el ministerio de Defensa ruso denunció hoy que tropas ucranianas en Kiev ya tienen planificados actos de esta naturaleza que tendrán lugar la noche del 23 al 24 de abril, el Sábado Santo ortodoxo, en varias provincias del país.

«Los batallones nacionalistas formaron más de 70 grupos móviles que se desplazarán en furgonetas y coches todoterreno dotados de lanzagranadas y su misión es atacar las iglesias la noche pascual (del 23 al 24 de abril) para luego acusar a los militares rusos de asesinatos masivos en esa festividad sagrada para los creyentes», alertó el general coronel Mijaíl Mízintsev, jefe del Centro para la Gestión de la Defensa, adjunto al ministerio.

Las provocaciones de las fuerzas ucranianas se llevarían a cabo, con el apoyo de varios países occidentales, en las provincias de Zaporiyia, Nikolaevsk, Odesa, Sumi y Jarkov, añadió el reporte oficial, citado por la agencia de noticias rusa Sputnik.

En tanto, en su diálogo con la CBS Kuleba rescató el «auténtico liderazgo» mostrado por el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, a la hora de «ayudar para entregar asistencia a Ucrania» desde el inicio de la guerra y se mostró deseoso de que el líder demócrata pudiera visitar Kiev.

«Nos gustaría verlo en nuestro país y sería un importante mensaje de apoyo. Una reunión personal entre los presidentes (de Ucrania y Estados Unidos) podría allanar el camino para un nuevo suministro de armas estadounidenses a Ucrania y para discusiones sobre un posible acuerdo político para poner fin al conflicto», evaluó.

En el frente económico y financiero, Zelenski discutió este domingo con la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Kristalina Georgieva, sobre la modalidad para preservar la estabilidad financiera de Ucrania y los preparativos para la reconstrucción del país después de la guerra.

«Discutimos con la Directora Gerente del FMI, Georgieva, el tema de garantizar la estabilidad financiera de Ucrania y los preparativos para la reconstrucción de la posguerra. Tenemos planes claros para ahora, así como una visión de las perspectivas», confirmó el propio Zelenski en su cuenta de Twitter.

Zelenski dijo además sentirse «seguro de que la cooperación entre el FMI y Ucrania continuará siendo fructífera», y el primer ministro ucraniano, Denis Shmihal, anunció que asistirá a las reuniones del FMI y el Banco Mundial (BM) en Washington esta semana que viene y buscará más asistencia financiera para Ucrania, agregó la agencia de noticias Ansa.

Según Oleg Ustenko, asesor económico de Zelenski, Ucrania pedirá 50.000 millones de dólares en asistencia financiera a los países miembros del Grupo de los Siete (G7) y al FMI.

«Se trata de unos 7.000 millones de euros al mes: este es el déficit que tenemos ahora (…) si nos fijamos en seis meses, eso es aproximadamente 50.000 millones de dólares (…) El presidente hizo una petición similar a los países del G7 para que proporcionen esos 50.000 millones de dólares de financiación para Ucrania», dijo Ustenko a la Tv ucraniana, reportó Sputnik.

Además, señaló que para recaudar fondos se está considerando un préstamo sin intereses y la redistribución de las cuotas de derechos especiales de giro en el FMI, cuando el dinero recibido no necesita ser devuelto.

La ayuda en dinero y armas a Ucrania y las sanciones económicas a Rusia de parte de occidente fue desde el inicio del conflicto una de las principales armas con las que Ucrania y sus aliados pretendieron vencer a Moscú.

Sin embargo, una y otra vez el Kremlin descartó la efectividad de esas medidas y ha insistido en que la provisión de más armas a Ucrania redundará en la prolongación del conflicto bélico, con las lógicas consecuencias en vidas y daños.

El portavoz del Kremlin, Dmitri Peskov, dijo anoche ante una pregunta sobre si Rusia podría «sobrevivir» cuando tiene en contra a todo el mundo occidental -algo que en su momento la antigua Unión Soviética no lo logró-, respondió: «Nosotros podremos».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.