Esperan que la inflación frene, pero no mucho: más presión sobre los sueldos y menor crecimiento

Aún cuando el ministro de Economía salió a amortiguar su impacto, la inflación del 6,7% en marzo sorprendió y encendió las alertas entre los economistas. No solo por tratarse del mayor salto en 20 años, sino porque observan una peligrosa aceleración, con efectos negativos sobre la actividad y los ingresos, ante el fracaso de la estrategia oficial para contenerlos.

«Vemos un panorama recesivo o sin crecimiento porque a pesar del arrastre estadístico elevado de la recuperación, va a ser difícil que el salario, incluso con anticipación de paritarias, pueda seguir esta vorágine de precios. Y si se negocia en función de estos niveles, las empresas se van a cubrir y el piso ya no va a ser del 3%», advirtió Lorenzo Sigaut Gravina, socio de Equilibra.

Después de la suba del 4,7% en febrero, el Gobierno anunció una «guerra contra la inflación», puso en marcha nuevas canastas reguladas y un subsidio para bajar el precio de la harina. El dato de marzo, sin embargo, superó el 5,5% previsto por el mercado y fue el mayor récord desde abril de 2002, cuando la inflación mensual fue del 10,4% tras la salida de la convertibilidad.

Para abril, el panorama tampoco es alentador. Si bien la inflación prevista es menor, las proyecciones la ubican entre 4,3 y 5,5%, con un aumento del 12% en telefonía, 6% nuevamente en prepagas y 9% en colegios privados. Las tarifas y los alimentos tendrían subas menores. Y en la Ciudad, hay subas del 40% en subte, 30% en taxis y 25% en peajes.

«Es clave que baje inflación ahora sino las expectativas se van a descanclar más todavía y vamos a estar pensando en una inflación del 70%, es muy peligroso. El dato es que abril está bajando, algo parecido debería estar pasando en EE.UU», dijo Fernando Marull, economista de FyMA, en donde esperan un 4,7% en abril y un 61% para el 2022.

Durante abril, también se implementó el bono de $ 6.000 a jubilados y pensionados, el aumento del 50% en la tarjeta Alimentar y tendrán lugar varios ajustes salariales, algunos por el adelantamiento de paritarias. El Gobierno lo definió en las últimas semanas ante las protestas piqueteras y en medio de las presiones para desplazar a Martín Guzmán.

«Es una marca negativa del gobierno que es probable que marque un quiebre. Muestra la falta de confianza y la impericia de la estrategia concertada hasta la actualidad para atacar el avance de los precios y mostrar un horizonte que afiance las expectativas», dijo el director adjunto de EcoGo, Sebastián Menescaldi, quien estimó un 5,5% de inflación en abril.

María Castiliglioni, de CyT, pronostica una suba superior al 4% este mes a partir del ajuste del 6% en los sueldos de encargados de edificios y prepagas, además del arrastre de 5% en los combustibles. «Habitualmente no es tan complicado como marzo, vimos aflojar en la primera semana alimentos, pero todavía falta mucho», sostuvo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.