Fernández anunció el acuerdo para comprarle más gas a Bolivia

El presidente Alberto Fernández y su par boliviano, Luis Arce, oficializaron este jueves una modificación en el contrato de provisión de gas. YPFB, la empresa boliviana, le venderá mayores volúmenes al país durante el invierno.

El acuerdo, que Clarín adelantó el martes, contempla una provisión aún un poco superior a la estimada. Ieasa (ex Enarsa), la empresa responsable de las negociaciones, se había asegurado 14 millones de metros cúbicos diarios para los meses de invierno (junio y julio), pero esa cifra subiría a 18 millones si Bolivia tiene excedentes.

«Arrancaría en 14 millones de metros cúbicos y llegaría a un rango de entre 16 y 18 millones por día», dijeron fuentes oficiales . Bolivia garantizaría 14 millones de metros cúbicos, y el resto (entre 2 millones y 4 millones) queda en un contrato «no firme», es decir que está sujeto a la disponibilidad de las partes.

Argentina venía con un abastecimiento de 7,5 millones de metros cúbicos diarios, y durante mayo ya se duplicaría a 14 millones.

Los principales lineamientos ya habían sido acordados entre Enarsa y su contraparte boliviana, YPFB. Los Presidentes blanquearon este jueves una «adenda», una suerte de agregado al contrato.

Este acuerdo es importante para garantizar la calefacción y el gas en las provincias del norte. Si el país tenía que importar GNL por la ausencia de gas boliviano, la situación de esa región quedaba muy comprometida.

Integración Energética Argentina SA (Ieasa) arregló con YPFB, tal como Clarín informó. Luego, participaron el ministro de Economía, Martín Guzmán en una negociación con Brasil y ahora llegó al Presidente.

La diferencia entre lo que se le iba a comprar a Bolivia -esos 10 millones de metros cúbicos- y lo que finalmente se acordó -18 millones- genera un ahorro en relación a la importación de gas en bancos (GNL).

El país pagará US$ 8 por millón de BTU (la unidad de medida del sector) por los primeros 10 millones de metros cúbicos que reciba al día. En cambio, el precio se duplicará a US$ 18 para los 4 millones de metros cúbicos restantes, es decir lo que queda para completar el contrato.

Los presidentes «coincidieron en la importancia de realizar acciones concurrentes para que el contrato de compra-venta de Gas Natural entre YPFB e IEASA, refleje un nuevo régimen de entrega garantizado de 14 millones de metros cúbicos por día y priorizando en función de la disponibilidad volúmenes adicionales en el período de invierno». En un comunicado, señalaron «la importancia de realizar acciones concurrentes para que el contrato de compra refleje un nuevo régimen de entrega garantizado de 14 millones de metros cúbicos por día y priorizando en función de la disponibilidad».

Guzmán habló con autoridades energéticas de Brasil sobre este contrato. Brasil es el principal cliente de Bolivia, y se estima que se requería su aprobación para que todo marche sin inconvenientes.

Brasil tiene prioridad para consumir gas proveniente de Bolivia. Pero como la situación de hidroelectricidad (el aporte de agua al sistema energético) habría mejorado, ese gas estaría disponible para Argentina, según fuentes oficiales.

El gas boliviano se pagará en torno a los US$ 8 por millón de BTU (la unidad de medida del gas) por los primeros 10 millones de metros cúbicos. Los 4 millones adicionale se abonarán a US$ 18. De todas formas, es la mitad que el GNL importado, que se paga en un rango de entre US$ 35 y US$ 45 por millón de BTU.

En el Gobierno se ilusionan con captar otros 2 millones a 4 millones de metros cúbicos más (pasaría de 14 millones de metros cúbicos a 16-18 millones), pero eso aún se está negociando entre Ieasa -la ex Enarsa, que lleva el contrato- y su contraparte boliviana, YPFB, con la coordinación de ministros.

Argentina se prepara para un invierno complicado. Los precios de los productos energéticos subieron a niveles récord. Tras haber importado gas a un promedio de US$ 8,33 por millón de BTU en 2021, ahora el país tiene que pagar entre US$ 35 y US$ 45 por ese producto.

Durante 2021, Argentina importó 56 barcos de GNL. A esta altura del año pasado, ya habían sido comprados 21 cargos. Este año, solo se pactó la entrega de los primeros 8 barcos en mayo, en una operación que demandará US$ 745 millones. En 2021, se compraron 37 barcos de GNL con US$ 665 millones: con menos plata era cuatro veces más que ahora.

El sector industrial planea una reducción del uso del gas para contribuir a paliar la situación. El objetivo del Gobierno es garantizar el suministro a los hogares.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.