Volver a la escuela real. Por Daniela Seisdedos

Debemos volver a una escuela real ese el desafío en estos tiempos. En lo que va de este siglo hemos visto hasta ahora Sars, Mers, Ébola, gripe aviar, la pandemia de gripe A (H1N1) de 2009-2010 que también estuvo afectado todo el sistema educativo argentino, gripe porcina y ahora covid-19. El nuevo camino educativo debe empezar a ser pensado.
En marzo los docentes, los padres, las autoridades la sociedad no estábamos preparados para transformar de una manera tan brusca un sistema educativo que en 95% es presencial y debe ser presencial en la educación obligatoria.
Ahora, volver a clases luego de la Pandemia tampoco va a ser sencillo hoy la palabra de moda es la incertidumbre.
Primero tenemos que tener certidumbres en el volver, pensar y delinear ¿A qué escuela vamos a volver? ¿Cómo nos encontraremos al volver? ¿Qué personas seremos al volver?
La idea no es presentar al aula como una huevera, una burbuja hay que presentar una escuela real. ¿Una escuela que solo tiene un computadora en todo el colegio? ¿Una escuela en que no tiene patio natural? ¿Una escuela en que “se compite” por los espacio? ¿Los recursos de dónde salen? ¿Quién gestionará los recursos?
En Argentina la mayoría de las escuelas son escuelas calientes en donde sale un turno y entra otro o están hacinados en las aulas. No olvidemos que hay escuelas totalmente asistencialistas donde sus alumnos solo van a comer. Son realidades que se van a crecentar en el regreso.
La mayoría de las escuelas cambiaron su dinámica desde la época del gobierno del presidente Menem en donde como nunca se remendó el aprendizaje y la institución en sí.
En cuanto a los aprendizajes en sí hay que mirar el currículum con el criterio de definir ¿Qué es básico enseñar? y lo que no resulta tan importante pero para eso hay que hacer un trabajo interdisciplinario real, hay que escuchar a los docentes que estamos en el aula, hay que saber gestionar más allá de los escritorios, no hay que olvidarse que la educación es para hoy y mañana.
En el marco de la gestión educativa, entramos a una dimensión a la que no estamos acostumbrados, en Argentina se gestiona muchas veces por la lógica de correr muy atrás de los sucesos, todo sin diagnóstico real.
Alguna vez nos pusimos a pensar que todo lo que vivimos en la sociedad es así en gran medida debido a una u otra epidemia. Lo que si es cierto es que lo que sostiene dice Knudsen.»El coronavirus cambió el concepto de privacidad».
Una cosas debemos aprender, las pandemias deben tenerse en cuenta la planificación de la educación, al igual que en otros sectores; es evidente que se necesita más tiempo para preparar a los docentes y a los sistemas, se necesita una verdadera política educativa.
La solución tiene que venir desde la inversión, no desde el gasto, desde el compromiso de toda la sociedad en pensar ¿Qué educación queremos? ¿Qué cambios estamos dispuestos hacer? ¿Qué propuestas por parte de los docentes quieren escuchar? sin que esas propuestas no sea el miedo a aceptar que algunos no saben ¿Cómo es la educación real?
Siempre hay que priorizar el rol de la educación para no desvirtuar su fin, hay que recuperar el sentido pleno de que función debe cumplir la escuela en este siglo XXI. Ajustar el sistema educativo en Argentina para que se tengan en cuenta la preparación para este tipo de desastre no debe ser algo nuevo debe ser algo planificado pero estamos en Argentina y la lógica del quilombo manda.

Daniela Leiva Seisdedos es Prof. de Historia y Directora de la Revista El Arcón de Clio

Un comentario en “Volver a la escuela real. Por Daniela Seisdedos

  • el 5 julio, 2020 a las 11:09
    Permalink

    Gracias por esta nueva oportunidad. Gracias por pensar que la educación es una tarea solo de los docentes.

    Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *