La atleta paraolímpica Angela Madsen muere tratando de cumplir una hazaña

La remera estadounidense Ángela Madsen, participante de tres Juegos Paralímpicos, fue encontrada muerta este jueves en el océano Pacífico, donde intentaba convertirse en la primera parapléjica y en la mujer de más edad en cruzar el océano a remo en solitario.

Según se informó, Madsen, de 60 años, trataba de cumplir ese objetivo desde abril, cuando partió del Marina del Rey, cerca de Los Ángeles, en el estado de California, con destino a Honolulu, un trayecto que esperaba completar en cuatro meses. Toda la travesía iba quedar plasmada en un documental.

Sin embargo, el entorno de Madsen no tenía ninguna noticia de la deportista desde el domingo y en las últimas horas se enviaron equipos de búsqueda con el peor resultado: la encontraron muerta atada a la embarcación.

Una vida llena de obstáculos

Madsen tenía un entrenamiento militar. Había sido marine y eso le permitió tener una conducta muy profesional para encarar los diferentes desafíos. En seis oportunidades, obtuvo el récord mundial Guinness de remo en el océano.

Se quedó sin movilidad en las piernas en 1993 tras una cirugía de espalda que salió mal. Se quedó sin trabajo, terminó su matrimonio y vivió en la calle.

Después de pasar por un programa de rehabilitación en el Sistema de Salud de Long Beach, Madsen se dedicó a los deportes adaptados. Empezó a remar en 1997 y encontró en los deportes paralímpicos un refugio.

Fue tres veces a los Juegos Paralímpicos, donde obtuvo la medalla de bronce en remo y tiro.

Se convirtió en la primera mujer con discapacidad en cruzar el Océano Atlántico en dos ocasiones. En 2009, ella y su compañera de equipo Helen Taylor se convirtieron en las primeras mujeres en cruzar el Océano Índico remando.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.