Los países dan respuestas diferentes al mismo dilema entre pandemia y economía

La aparente contradicción entre la lucha contra la pandemia de coronavirus y la contención de las pérdidas causadas por la cuarentena se agudizó hoy en varios países que reportaron repuntes en la cantidad de contagios tras haber flexibilizado las restricciones y con la difusión de estadísticas económicas.

Paralelamente, mientras el mundo se aproximaba a los siete millones de casos confirmados de coronavirus, Nueva Zelanda informó que ya se curó el último infectado y que, sin enfermos, volvió a la normalidad.

El Banco Mundial (BM) vaticinó que la economía global se contraerá 5,2% este año, lo que significará la mayor caída desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, en 1945.

El organismo estimó que todas las regiones del mundo caerán en fuertes recesiones, excepto Asia, que crecerá 0,5% empujada por la recuperación en la segunda mitad del año de China, con un crecimiento calculado en 1%.

Asimismo, pronosticó que Estados Unidos perderá 6,1% de su economía; la zona euro, 9,1%, y América latina, 7,2% en el mayor desplome en más de dos décadas, con contracciones estimadas en 8% para Brasil, 7,5% para México y 7,3% para la Argentina.

“Son perspectivas profundamente aleccionadoras, con una crisis que probablemente dejará cicatrices duraderas y planteará gigantescos desafíos globales”, afirmó la vicepresidenta de Crecimiento Equitativo del BM, Ceyla Pazarbasioglu.

Por su lado, Alemania reportó que su producción industrial descendió en abril 17,9% con respecto a marzo y 25,3% interanual, su mayor caída en tres décadas, aunque consideró que ese mes representó el punto máximo de la crisis causada por el impacto de la pandemia.

Además, España informó que espera para 2020 una reducción de su economía de entre 9% y 15,1%, y una tasa de desempleo de entre 18,1% y 23,6%, y en Italia, dos organismos gubernamentales estimaron que el producto bruto perderá este año entre 8,3% y 13%.

En ese contexto, entre los distintos países hubo diferentes reacciones al supuesto dilema entre privilegiar el combate a la propagación del coronavirus y evitar un derrumbe mayor de la economía.

India, que en las últimas semanas vio crecer aceleradamente su tasa de contagios y ya es el quinto país con más casos de Covid-19 en todo el mundo, inició hoy la primera fase de su salida de la cuarentena pese a registrar un nuevo récord diario de infecciones.

Con casi 10.000 contagios en las últimas 24 horas y más de 265.000 casos desde el comienzo de la pandemia, India dio luz verde a la reapertura de centros comerciales, restaurantes y templos después de más de dos meses de riguroso confinamiento para sus 1.300 millones de habitantes.

En cambio, Israel -bastante menos afectado, con menos de 18.000 casos- dejó sin efecto el levantamiento de las restricciones que preveía poner en marcha hoy y aplicó un “freno de emergencia” a la salida de la cuarentena debido al “fuerte incremento” de los casos de coronavirus, informó el primer ministro, Benjamin Netanyahu.

El gobierno israelí resolvió postergar la reapertura de cines y teatros y la reanudación de la circulación de trenes y pasajeros porque la semana pasada registró 800 nuevos contagios después de haber tenido 300 en cada una de las dos semanas previas.

Ese contraste se reprodujo entre los dos países más afectados por la pandemia en Centroamérica, donde la República Dominicana, que tiene más de 20.100 casos, siguió adelante con su reapertura pese a que hoy tuvo un nuevo récord de nuevos contagios, mientras Panamá, con más de 16.000 casos, reinstaló las restricciones al movimiento de personas que había flexibilizado la semana pasada.

En ese contexto, hoy inició su salida de la cuarentena la ciudad de Nueva York, epicentro de la pandemia dentro de Estados Unidos, el país más afectado en todo el mundo con más de 1,95 millones de casos.

Las autoridades esperaban que entre 200.000 y 400.000 personas vuelvan a sus puestos de trabajo esta semana, así como que reabran 16.000 comercios, 3.700 empresas manufactureras y 32.000 obras de construcción.

A la reanudación de actividades se agregaron en los últimos días las protestas callejeras antirracistas como fuente de temor a un rebrote de la cantidad de contagios de coronavirus, y la Organización Mundial de la Salud (OMS) sumó hoy su preocupación a la expresada días atrás por autoridades de varios países.

“Debemos seguir atentos para que no haya nuevas oleadas, sobre todo por las concentraciones de gente que se están reanudando en muchos países”, dijo el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, en teleconferencia de prensa.

“La OMS apoya la igualdad y el movimiento global contra el racismo y alentamos a los que protestan en todo el mundo a que lo hagan de una forma segura; tanto como sea posible, mantengan al menos un metro de distancia de los demás, lávense las manos y lleven una máscara si participan”, subrayó el jefe la OMS.

En tanto, el gobierno de Nueva Zelanda anunció que el último enfermo de coronavirus ya se curó, por lo que a partir de hoy sus habitantes pueden movilizarse, reunirse y viajar dentro del país sin restricciones.

“Ahora hay cero casos activos en Nueva Zelanda; gracias por quedarse en casa, evitar riesgos, y por apoyar a los que luchan contra el virus”, dijo a través de Twitter el gobierno, que por precaución decidió no abrir las fronteras todavía.

Con una población de cinco millones de personas, Nueva Zelanda registró 1.154 casos de coronavirus y 22 muertes por la enfermedad, y no registró nuevos contagios en los últimos 17 días.

Mientras tanto, en todo el mundo había 6,93 millones de casos confirmados y 400.857 muertes por coronavirus, según el balance diario de la OMS, o 7,08 millones de contagios y 405.168 fallecimientos, según la base de datos en línea de la universidad estadounidense Johns Hopkins, de actualización permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *