Amnistía Internacional verificó casos de represión y uso excesivo de la fuerza en las Américas durante la pandemia de COVID-19

Las autoridades de todos los Estados de las Américas deben evitar recurrir a medidas represivas que impongan restricciones indebidas sobre los derechos humanos para “proteger” a la población del COVID-19.

Amnistía Internacional desarrolló el proyecto Evidence Lab a través del cual especialistas verificaron casi 60 casos en la región en las últimas siete semanas que apuntan al uso de tácticas arbitrarias, represivas y punitivas por los gobiernos.

Amnistía Internacional verificó videos en los que se observa el uso de la detención como primera medida y no como último recurso, el uso de fuerza innecesaria y excesiva para hacer cumplir el confinamiento por el COVID-19, y la imposición de cuarentenas en condiciones inhumanas.

El COVID-19 nos afecta a todas las personas, pero no de la misma forma. Muchas de las que sufren represión en las Américas son personas marginadas que necesitan acceso a alimentación, asistencia médica y otros servicios básicos, no ser criminalizadas y sometidas a malos tratos. Los gobiernos se equivocan si piensan que con medidas represivas van a proteger a la gente de esta enfermedad”, dijo Erika Guevara Rosas, directora de Amnistía Internacional para la Américas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *