Las Tabacaleras reinician la producción ¿Cuándo vuelven los cigarrillos a los kioscos?

Finalmente  y tras  más de un mes de inactividad vuelven a funcionar las tabacaleras. Según se estima el impacto se verá recién entre el jueves y el viernes en la Ciudad de Buenos Aires y en la Provincia, mientras que la distribución a nivel nacional se sentirá recién la semana que viene.

El parate en la producción comenzó el pasado 20 de marzo, después de que Alberto Fernández decretara el aislamiento social obligatorio. Desde entonces, sólo había quedado exceptuada la producción primeria (es decir el cultivo). Ese fue el motivo por el cual fueron muchos los que sintieron la falta de abastecimiento a nivel nacional. En efecto, los kioscos dispusieron estrictas medidas de venta (un atado por persona) para mantener el poco stock, al tiempo que muchos no dudaron a la hora de «cobrar sobreprecios» de hasta el 30 por ciento; aprovechando la situación crítica del sector.

Después de que se aprobara el lunes a través de un decreto la producción de tabaco, las empresas comenzaron este martes a producir y se espera que el impacto se sienta rápido en los kioscos. De acuerdo a lo consignado por el diario Página 12, fuentes del sector confirmaron que tardarán al menos 48 horas en abastecer a los comercios en la Ciudad y el Conurbano; por lo que se espera que la venta se normalice entre el jueves y viernes de esta semana.

Para reabrir sus puertas, las empresas debieron presentar un protocolo y cumplirán con las medidas sanitarias exigidas por el Gobierno: disposición del servicio de transporte privado para los 600 empleados del rubro; así como también turnos de entrada y salida escalonados para evitar la aglomeración.

EL CIGARRILLO TAN LETAL COMO EL COVID-19

El tabaquismo es la principal causa de muerte evitable en el mundo. La Organización Mundial de la Salud (OMS) destaca los daños causados por el tabaco a la salud pulmonar: más del 40% de las muertes relacionadas con el tabaco se deben a enfermedades pulmonares como el cáncer, las enfermedades respiratorias crónicas y la tuberculosis.

El consumo de tabaco y la exposición al humo causan cada año la muerte de más de 8 millones de personas en el mundo, de las cuales más de 7 millones son consumidores directos y alrededor de 1,2 millones son no fumadores expuestos al humo ajeno.

A la luz de estas cifras, la OMS califica al tabaquismo como una epidemia mundial. Según estimaciones del organismo internacional, para el año 2030 fumar será la tercera causa de muerte a nivel mundial, responsable del 8% de los fallecimientos.

En el caso de Argentina, si bien la prevalencia del tabaquismo presenta un descenso progresivo y sostenido desde el año 2005 -cuando se hizo la primera Encuesta Nacional de Factores de Riesgo (ENFR)-, el último sondeo realizado en 2018, la 4ª ENFR, arrojó como resultado que el 22,2% de la población adulta consume tabaco. En 2013, ese porcentaje era 25,1%.

Los efectos de esta epidemia son preocupantes. Cada año mueren más de 44.000 argentinos por enfermedades relacionadas con el tabaco, lo cual representa aproximadamente el 13% de las defunciones. El tabaquismo también representa un alto costo para la economía personal, familiar y nacional. A modo de ejemplo, en 2013, el país gastó más de 33.000 millones de pesos en atender enfermedades producidas por el consumo de tabaco, lo cual representó el 7,5% del gasto total en salud de ese año.

Según datos de la Asociación Argentina de Tabacología (ASAT), tan solo el 10% de los fumadores argentinos recurre al médico para dejar de fumar y de ese porcentaje solo un 2,5% consulta a un médico especialista.

En el país hay cerca de 400 centros para dejar fumar -la mayoría gratuitos- a los que se puede acudir para recibir tratamiento integral de cesación tabáquica, que incluya, entre otros ejes, asesoramiento sobre el uso apropiado de productos de reemplazo de nicotina u otros medicamentos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.