COVID-19: Primeros pacientes inyectados en un ensayo de vacuna en la Universidad de Oxford (Vídeo)

La universidad de Oxford da inicio este jueves a ensayos clínicos en humanos de una vacuna del nuevo coronavirus con la muy ambiciosa esperanza de que esté disponible antes de finales de año y permita pasar la página del confinamiento.

De los más de cien proyectos de investigación que se llevan a cabo en todo el mundo para encontrar una vacuna -la única forma posible de volver a la «normalidad» según Naciones Unidas-, ocho se encuentran actualmente en fase de ensayos clínicos, según la Escuela de Higiene y Medicina Tropical de Londres.

Este tipo de pruebas ya han comenzado en China y Estados Unidos y se espera que comiencen a finales de mes en Alemania, donde la autoridad federal a cargo de las vacunas dio luz verde el miércoles.

El proyecto de la universidad de Oxford cuenta con un fuerte respaldo del gobierno británico: fue el ministro de Sanidad, Matt Hancock, quien anunció el comienzo de las pruebas en humanos.

Dirigiéndose a una Cámara de los Comunes reunida en gran parte por videoconferencia, Hancock saludó el miércoles un «desarrollo prometedor» que normalmente tardaría «años» en alcanzar esta fase de la investigación.

En su primera etapa clínica, el ensayo realizado por el Instituto Jenner de la universidad de Oxford para evaluar la seguridad y la eficacia de la vacuna involucrará a 1.112 voluntarios: 551 recibirán una dosis de la potencial vacuna del COVID-19 y otro tanto servirán como grupo de control al recibir sin saberlo un inyección sin producto activo.

Los diez participantes restantes recibirán dos dosis de la vacuna experimental, a cuatro semanas de intervalo.

El equipo de la profesora Sarah Gilbert estima sus probabilidades éxito al 80% y en paralelo a la investigación prevé producir un millón de dosis hasta septiembre, para tener amplia disponibilidad antes de finales de año si se confirma su eficacia.

El principal consejero médico del gobierno de Boris Johnson, Chris Whitty, advirtió el miércoles que la probabilidad de obtener una vacuna o un tratamiento eficaz contra el COVID-19  «dentro del próximo año es increíblemente baja». Mientras tanto, advirtió, «tenemos que ser realistas: debemos confiar en otras medidas, medidas sociales, que por supuesto son muy perturbadoras».

¿Cómo funciona la vacuna?

La vacuna está hecha de una versión debilitada de un virus del resfriado común (conocido como adenovirus) de chimpancés que se ha modificado para que no pueda crecer en humanos.

El equipo de Oxford ya ha desarrollado una vacuna contra Mers, otro tipo de coronavirus, utilizando el mismo enfoque, y que tuvo resultados prometedores en ensayos clínicos.

¿Cómo sabrán si funciona?

La única forma en que el equipo sabrá si la vacuna Covid-19 funciona es comparando el número de personas que se infectaron con el coronavirus en los meses siguientes a los dos brazos del ensayo.

Eso podría ser un problema si los casos caen rápidamente en el Reino Unido, porque puede que no haya suficientes datos.

El profesor Andrew Pollard, director del Oxford Vaccine Group, que lidera el ensayo, dijo: «Estamos persiguiendo el final de esta ola epidémica actual. Si no lo captamos, no podremos saber si el la vacuna funciona en los próximos meses. Pero esperamos que haya más casos en el futuro porque este virus no ha desaparecido «.

Los investigadores de vacunas están priorizando el reclutamiento de trabajadores de salud locales en el ensayo, ya que tienen más probabilidades que otros de estar expuestos al virus.

Una prueba más grande, de aproximadamente 5,000 voluntarios, comenzará en los próximos meses y no tendrá límite de edad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *