Una mujer denunció que fue golpeada por policías “por violar la cuarentena” al ir al cajero

Una mujer que fue al cajero automático para retirar dinero fue rodeada por cinco policías -uno de los cuales estaba de civil-, la demoraron y la trasladaron esposada hasta la comisaría Policía de Territorios Nacionales, donde asegura que sufrió todo tipo de maltratos por parte de los funcionarios públicos. Esto sucedió en Clorinda, Formosa. 

Según su relato, un personal femenino la pateó en las piernas, arrojándola el suelo, mientras uno de los policías no paraba de gritar e insultarla. Terminó con heridas en el hombro por la caída y cortantes en los dedos producto de la presión de las esposas que le colocaron.

Según le indicaron, el procedimiento fue realizado porque ella “había violado la cuarentena al ir al cajero automático”.

En diálogo radial, Vanina Gómez narró el mal momento vivido y confirmó que al día siguiente, a primera hora, fue hasta la UR-3, donde denunció el abuso policial en un expediente que lleva el número 84/20.

Testimonio
A las 19 del viernes, un amigo me llevó en moto hasta la esquina del cajero, me dejó y caminé hasta ahí porque necesitaba sacar plata. Vivo con mi madre, que es enferma, y mis hijas, por lo que soy la única persona que puede salir para hacer los trámites. Entro al cajero de las viviendas y llegan corriendo cinco policías, uno de ellos de civil, y me sacan de ahí alegando que estaba rompiendo la cuarentena. Me llevaron a la comisaría Territorios Nacionales insultándome con palabras ofensivas (…) Una vez dentro de la comisaría, no me dejan llamar a mi mamá para avisar, me sacaron a tirones el celular y la billetera. El subcomisario Portillo, que estaba de civil, me sujeta con una policía mujer y otro más; insultándome, me llevan detrás de un mostrador y me ponen las esposas tan ajustadas que me producen heridas. Me dicen que me siente en el suelo y, como le marqué que aguardaría parada, la mujer policía me da una patada en las piernas, obedeciendo a su superior, y termino en el suelo”.

Pasada media hora, pido que me saquen las esposas porque la mano me sangraba. Lo hacen y me hacen firmar un par de papeles que por los nervios y el miedo que sentía, no sé qué contenían, y me dejaron salir. En la comisaría, durante todo ese tiempo hubo unas 30 personas y tengo testigos que respaldan mi denuncia”, recalcó.

Al día siguiente fue a la UR-3, donde denunció el abuso policial que cometieron los efectivos de la comisaría Territorios Nacionales.

Cuando estaba realizando este trámite, llegó un oficial de alto rango que se identificó como “el general”, le dio todas las garantías de que el policía que la trató mal no lo volverá a hacer y que no habrá represalias por su denuncia. “Yo temblaba de miedo de que, por hacerle una denuncia, me puedan llegar a hacer algo en algún momento. Me llevaron al hospital para verificar mis lesiones y el doctor Cabral las constató y verificó. Tengo el hombro lesionado porque, tras la patada que me dieron, caí sobre ese hombro y las heridas cortantes en los dedos por la brutalidad que utilizaron al ponerme las esposas”, refirió.

Vanina Gómez tiene 32 años, es madre de dos pequeñas y vive con su madre. “Yo hago público esto para que a nadie más le pase. Y si ocurre, que tengan la valentía de denunciar. No puede ser que por algunos policías así, se ensucie a toda una institución. Este tipo de personas no pueden estar usando un uniforme ni portando un arma”, concluyó.

Encuesta
Desde el Observatorio de Conflictos Sociales del NEA difunden una encuesta anónima para conocer, registrar y sistematizar casos de detenciones en el marco de los operativos de control por el «Aislamiento Social Preventivo y Obligatorio».

La misma apunta a ciudadanos de Chaco, Corrientes y Formosa que hayan sido detenidos o presenciado una detención. Se puede acceder a la encuesta desde la página de Facebook del observatorio.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.