Coronavirus: la secta de Corea del Sur que promete vida eterna a miles de adeptos y que se convirtió en el principal foco de la epidemia fuera de China

Para sus creyentes, la Iglesia de Jesús Shincheonji, Templo del Tabernáculo del Testimonio, era el centro de la salvación del mundo, el lugar elegido para el regreso del Mesías, el pasaporte directo de Corea del Sur al paraíso.

Pero ahora, la controversial secta que cree que Cristo ya está de vuelta y que es nada menos que el pastor de su congregación (Lee Man-hee) vive unos momentos de crisis que van más allá de la fe.

Desde la semana pasada es el epicentro de la epidemia surcoreana de coronavirus, la segunda más grande en todo el mundo después de China.

Datos oficiales indican que alrededor de 11.400 miembros de Shincheonji fueron aislados y serán sometidos a pruebas para detectar la potencial presencia del coronavirus.

Según las autoridades del país asiático, en los servicios religiosos en la ciudad de Daegu, en el sudeste, los feligreses probablemente se infectaron unos a otros y luego se desplegaron por todo el país, aparentemente sin ser detectados.

Lee Man-hee, se disculpó: «Aunque no fue intencionado, mucha gente se infectó. Hicimos todo lo que pudimos pero no pudimos prevenirlo».

Lee Man-hee
Lee Man-hee, fundador de la iglesia de Shincheonji, se arrodilló este lunes para pedir disculpas.
Se estima que el 60% de los 4.000 casos de coronavirus en el país son miembros de la secta.

Comunidades eclesiales en otros lugares en Asia también han sido señaladas de convertirse en núcleos de propagación del virus, aunque en cantidades mucho menores que en Corea del Sur.

¿Qué se sabe de esta secta que genera polémica desde hace tiempo en el país asiático?

Una secta controversial

Oficialmente llamada la Iglesia Shincheonji de Jesús, el Templo del Tabernáculo del Testimonio, el grupo fue fundado en la década de 1980 y afirma tener cerca de 250.000 seguidores.

El culto se centra en la personalidad de su fundador y presidente, Lee Man-hee (1931), quien asegura que Jesucristo se apareció ante él como una «brillante figura celestial».

En la página oficial del grupo, se presenta a Lee como el «Pastor Prometido» mencionado en la Biblia como la segunda venida del Mesías.

iglesia

La mega-iglesia de Daegu es considerada el epicentro de la epidemia.

Las creencias del grupo se basan en la idea de que la Biblia está escrita en metáforas y que solo Lee puede interpretarlas correctamente.

Según la corresponsal de la BBC en Corea del Sur, Laura Bicker, es común entre los miembros de Shincheonji ocultar su pertenencia a la secta, dado que no es popular en el país.

Sus formas de asociación, los rituales que practican y el culto a la personalidad de Lee la han ubicado a través de los años en el centro de varias controversias, según medios surcoreanos.

Iglesias cristianas de otros países, como India o Reino Unido, han cuestionado en numerosas ocasiones al grupo y han alertado que aleja a sus miembros de sus familias y hasta trabajos para que se enfoquen en el estudio de las enseñanzas de Lee.

Epicentro de la epidemia

Los funcionarios de salud creen que una creyente de la secta, de 61 años y que dio positivo al virus la semana pasada, fue una de las primeras personas en infectarse en Corea del Sur.

La paciente inicialmente se negó a ser trasladada a un hospital para hacerse la prueba y se sabe que asistió a varias reuniones de la iglesia antes de ser detectada.

De acuerdo con los médicos, cualquier reunión grande en un espacio confinado al que hubiera asistido, como un servicio religioso, probablemente habría provocado más infecciones.

«El virus se aprovecha de nuestros hábitos e interacciones sociales», aseguró a la BBC el doctor Leong Hoe Nam, especialista en enfermedades infecciosas.

El director del Centro de Control de Enfermedades de Corea del Sur, Jung Eun-kyeong, sugirió en una conferencia de prensa «la posibilidad de que muchas personas sentadas juntas en un espacio muy reducido durante un servicio por más de una hora» habría llevado a «unos pocos que estuvieron expuestos a infectar a muchos otros».

«Puede haber prácticas dentro de una iglesia, como llorar o cantar, que fomentan la transmisión a través de la saliva o las lágrimas», agregó.

iglesia
El grupo fue fundado en la década de 1980 y afirma tener cerca de 250.000 seguidores.

Además, según Bicker, los feligreses del culto suelen ver la enfermedad como una debilidad, de ahí que muchos de sus miembros hayan podido ocultar los síntomas en un inicio.

El líder del grupo, por su parte, aseguró en un comunicado que la enfermedad era una «prueba de Satanás» y que solo demostraba que eran los verdaderamente elegidos por dios para vencer el mal.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.