Se aplazan los JJOO de Tokio

El Ejecutivo del Comité Olímpico Internacional se ha fijado un plazo de cuatro semanas para cerrar con Tokio y el Gobierno japonés un nuevo escenario de los Juegos Olímpicos de Tokio debido a la pandemia mundial que ya salpica también a África y Australia y que hace imposible la celebración en las fechas previstas entre el 24 de julio y el 9 de agosto.

Acorralado por la presión internacional de comités olímpicos nacionales y federaciones de peso como las estadounidenses de Atletismo y Natación que habían pedido el sábado un aplazamiento, abre una ventana para rebajar la tensión. Se corre el riesgo de que Tokio 2020 sean unosJuegos tristes, con la ausencia de muchos países potentes enredados en la epidemia.

El COI se da un plazo de un mes para determinar cuáles son las más adecuadas. Tres son los escenarios posibles: retrasarlos al otoño, llevarlos a 2021 o a 2022.

El Gobierno japonés también tendrá mucho que decir:  había invertido unos 35.000 millones de euros en la cita (sumando infraestructuras) y el presupuesto es organización es de unos 12.000.

Thomas Bach, presidente del Comité Olímpico Internacional, pasó del «ni cancelar ni posponer Tokio está sobre la mesa» del pasado día 4 a admitir en una entrevista al New York Times que manejaban «diferentes escenarios». La llama olímpica que debía ofrecer «luz al final del túnel» del COVID-19, tal y como el alemán profetizó en la ceremonia de encendido de la antorcha, es débil.

La inmensa mayoría del deporte clama por no seguir con una cita que rompía con el ‘fair play’, con las necesarias condiciones de igualdad de oportunidades cuando la mitad de los deportistas del mundo permanecen recluidos en sus casas sin poder entrenarse y sólo hay un 57% de atletas clasificados mientras los preolímpicos están sin fecha.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.