Fútbol: River y la Superliga en fuego cruzado por el coronavirus

El Coronavirus no está ajena a ningún ámbito, y el fútbol no es la excepción.  Si bien el Gobierno Nacional tomó varias medidas de urgencia, entre ellas la de suspender espectáculos y recitales, el deporte nacional sólo tuvo la salvedad de jugarse sin la presencia de público.

No obstante esta directiva el Club Atlético River puso en jaque la continuidad de, la recién iniciada, Copa de la Superliga tras la presentación de un texto en donde informaba que no se iba a presentar al duelo del sábado por haber tomado la decisión de cerrar el club a causa de la pandemia.

A partir de la misma, en Atlético Tucumán los jugadores piensan como el «Millonario», pero los dirigentes no y se presentarán para disputarlo.

En el medio, Superliga se hizo eco de lo mismo y lejos de calmar las aguas, confirmó que al ser un acto «unilateral», el club se expondrá a las sanciones, en un comunicado firmado por Marcelo Tinelli, presidente provisorio.

En ese caso, de confirmase la postura de River, sufrirá la pérdida de los puntos y de otras tres unidades al final del campeonato, de acuerdo con el articulo 109. Además, sufrirá una sanción económica, que ronda las 2200 entradas.

El Comunicado de la Superliga

“Ante la inquietud de jugadores y dirigentes, la Superliga Argentina de Fútbol consultó con autoridades deportivas y sanitarias de la Nación respecto de la actitud a adoptar en cuanto al desarrollo del campeonato argentino de Primera División.

Dichas autoridades nos informaron que los partidos de fútbol podrían jugarse, tomando la prevención de hacerlo sin público, con el fin de evitar la eventual propagación del virus Covid-19. También nos aseguraron que los jugadores, al no formar parte de los grupos de riesgo y ser profesionales de una actividad rentada, podrían desarrollar su trabajo normalmente, como lo hacen todos los días miles de argentinos en fábricas, hospitales y tantos otros lugares.

Siguiendo las normas que el sentido común indica, la Superliga acata y adopta las instrucciones de las autoridades nacionales, que son las que definen las conductas colectivas a adoptar en estos casos. En momentos de incertidumbre mundial por una situación totalmente atípica, en nuestro fútbol no debería haber lugar para posiciones individualistas o unilaterales. Las mismas se apartan del contexto general de prudencia y provocan un gran alarmismo en la sociedad. Todos debemos ser conscientes y tomar en forma conjunta las medidas que aconsejen los científicos y especialistas en el tema. Cumplir las normas que recomienda el Estado es la mejor manera de contribuir al cuidado de los argentinos. La actitud adoptada unilateralmente por un club integrante de la Superliga será pasible de sanciones. Los reglamentos rigen la competencia y todos los sectores deben subordinarse a ellos. Sobre todo si las autoridades nacionales no encuentran motivos científicos para restringir la disputa de los encuentros, una vez tomado el recaudo de que los mismos se realicen a puertas cerradas y sin público”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.