El detrás de escena en la toma de Juramento de los nuevos Senadores (videos)

La Cámara de Senadores recibió a los nuevos 24 funcionarios electos que hoy, tal como lo hicieron los diputados el 7 de diciembre, juraron ante la Constitución Nacional y la presidenta del Senado, Cristina Fernández de Kirchner.

La sesión fue mucho más corta que la de Diputados por ser un recinto mucho más reducido. No obstante también tuvo sus matices, por en NCN a continuación repasaremos los momentos más curioso de la Sesión.

Mayans no puede decirle Presidenta

El primer momento lo protagonizó José Mayans al iniciar la sesión. Cuando Cristina Kirchner le dio la palabra para iniciar la sesión en la Cámara de Senadores, el funcionario dijo: “Buen día, presidente, ¿cómo está?, perdón, presidenta. Todavía no me acostumbro”. Ambos se rieron junto a varios presentes y, entonces, ella respondió “Le cuesta, le cuesta”. Fernández de Kirchner ya ha manifestado en varias ocasiones su rechazo a que le digan presidente.

La Chicana de CFK

El segundo instante desopilante y comenzó la etapa del juramento. Cristina Fernández de Kirchner arrancó con una chicana indirecta cuando mencionó que se iba a llamar a los funcionarios por orden alfabético de las provincias y de sus nombres. “Todos por orden alfabético, me parece perfecto, últimamente hay mucho estrellato y mucha pelea por cartel. Vanidad, tal cual”.

Cristina, siendo Cristina

Tampoco faltaron los comentarios irónicos de la vicepresidenta de la Nación a algunos diputados que pasaron a jurar. El primer senador electo que pasó, Guillermo Andrada (Catamarca), juró y, cuando se estaba dirigiendo a su banca, recibió una pregunta sorpresiva y humorística de Cristina Kirchner: “¿Qué le pasó en la cara? ¿Se hizo algo?”.

Otro momento fue cuando Carlos Linares (Chubut) pasó y estuvo por jurar sin su familia: “Senador nacional por la provincia de Chubut… ah, ¿falta la familia? Perdón. Se fueron che, me parece que te dejaron solito”, bromeó CFK.

El otro comentario bromista de la vicepresidenta fue a Anabel Fernández Sagasti (Mendoza), cuando la trató de señora y luego se retractó entre risas: “Ah, ¿no te gusta que te digan señora? Bueno”.

Por su parte, Sandra Mendoza (Tucumán) en vez de decir “Si, juro” y apoyar la mano sobre la Biblia, acercó su mano al corazón y, con una sonrisa, dijo “sí, prometo».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.