Neuro política y el rol de la Iglesia en el Siglo XXI

Vivimos tiempos en donde los pilares de la civilización Occidental están siendo removidos, las bases judeocristianas de Occidente están siendo negadas, mientras los nuevos conceptos del marxismo cultural y de la ideología de género están siendo impuestos en las políticas de la mayoría de sus países.

Nunca en la historia de la humanidad, ni siquiera en los regímenes nazis o comunistas, se intentó imponer un sistema ideológico de características totalitarias de la manera como pretende la ideología de género entre otras. Ideologías con la pretensión de destruir al ser humano desde sus bases más profundas y crear una nueva civilización lejos de Dios.

La persecución desde frentes tan opuestos como el ateísmo, materialismo, marxismo entre otros y especialmente las doctrinas autoritarias y violentas de los colectivos LGTBI, se centra principalmente en los cristianos. Frente a estas amenazas que se ciernen sobre la iglesia, necesitamos una iglesia involucrada en lo social, en lo político y con vocación de gobierno.

Neuropolitica:

¿Cuál es el aporte de la neurociencias a los hombres y mujeres con aspiraciones políticas? Está en mejorar nuestra comprensión del cerebro para así poder entender el funcionamiento de nuestra mente, de tal manera poder diseñar una estrategia de campaña acorde a nuestras características de personalidad, entender potenciales problemáticas psico – emocionales que puedan sacarnos de la carrera política en la cual estamos inmersos, como lideramos a nuestros equipos de trabajo, cuales son las estrategias de campaña en la que nos sentimos más cómodos etc.

Soy médico y entre otras cuestiones me dedico a la difusión del conocimiento neurocientifico dentro de la iglesia de Jesucristo. En este tiempo el Señor me ha llamado claramente a participar en política con el objetivo de llegar a los lugares de gobierno. Luche conmigo mismo durante años ya que como seguramente algunos de Ustedes apreciados lectores, consideraba la política como del “diablo, lugar de pecado y oscuridad etc.

Dios me mostro a José ejerciendo el lugar de primer ministro en la corte del faraón, personaje idolatra, déspota, sanguinario. Daniel asesor de gobierno de Nabucodonosor rey de Babilonia, a Nehemías en uno de los lugares más sensibles en un trono: el ser copero del rey, en este caso Ciro de Persia.

¿Ha dejado de ser percibida la iglesia cristiana por parte de la sociedad como depositaria de la esperanza de igualdad, fraternidad, justicia entre los hombres?

¿La utopía del ser humano de una nueva tierra y un nuevo cielo en donde todos los hombres sin distinción de sexo, raza, origen social sean iguales puede ser llevada adelante por la iglesia del siglo XXI?

La respuesta es sí. La iglesia tiene el mensaje del evangelio, el cual sin demora debe permear al campo de la política y gobierno para bendición de nuestra amada Argentina.

 

Para NCN por el Doctor Gabriel Flores Ciani

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.