ENTREVISTA| El Empresario Leo Paparella explica como fue la reapertura de las peluquerías en CABA

Tras 131 días de cierre por la pandemia del coronavirus, los peluqueros de la Ciudad de Buenos Aires volvieron a trabajar.  Desde #CincoDias dialogamos con el empresario y referente en el rubro, Leo Paparella, que compartió sus sensaciones tras la primer semana de reapaertura.

“Las expectativas fueron muy buenas” explica “la gente estaba desesperada después de cuatro meses de no poder ir a la peluquería y en casi todos los locales tenemos los turnos saturados hasta dentro de un mes”.

En este sentido sostuvo que se encontró con “Muchas mujeres con pelo largo y queriendo tintura, además de solicitar un tratamiento para el pelo, en muchos casos dañado.  Sucede que para la piel se pueden utilizar cremas, pero en el pelo es diferente. No alcanza con lo que uno puede hacerse en la casa y necesita ir a que se pueda hacer tratamientos especiales”.

Durante estos meses de inactividad, Paparella, detalla que estuvo en constante actividad y en relación directa a con colegas del exterior.  Capacitándose y a su personal sobre “tendencias y nuevas técnicas de cortes, con lo nuevo de esta temporada que se viene para estar actualizado”.  Este feedback permitió además trabajar en el protocolo, algo que “tenía ya armado hace varios meses atrás e incluso implementamos en las sucursales que tenemos en el interior del país, donde desde hace tiempo pudimos abrir”.

En este aspecto describe que “se implementó el uso de barbijos, máscaras, distancia entre clientes, a quienes se les tomará la temperatura, habrá rotación de empleados y se trabajará con clientes que vivan en zonas vecinas”.

Sobre el salón, dijo que habrá una distancia de dos metros entre clienta y clienta, en la caja estará un blindex, y todos los estilistas tendrán como protección además del barbijo una máscara. “Los profesionales se van a turnar para que no haya tanto personal y solamente van a venir a trabajar los que estén en los salones de cercanía y puedan llegar caminando, en bicicleta o en moto”.

“Lo cierto es que estamos trabajando al cincuenta por ciento de nuestra capacidad, cada local puede tener más o menos clientes al mismo tiempo dependiendo de los metros cuadrados, pero en relación es eso” y añade que “no se permiten entrar a clientes acompañados (salvo caso mayor) y que la distancia que se debe resguardar es tanto a la hora de atenderse cómo si ocasionalmente tiene que esperar porque llegó unos minutos antes o se demoró el anterior cliente”.

Paparella cuenta que el mayor cuidado está en “utilizar tanto el cliente como el profesional el barbijo. Es fundamental, además de todos los cuidados protocolares que implementamos, como la limpieza y desinfección con alcohol diluido, lo cierto que lo del barbijo es imprescindible”.

Entre los pedidos que más se “escucho” en este primer día fue (además de tintura y el corte propiamente dicho) el de “tratamiento para mejorar el deterioro que causo estos meses de encierro en el pelo. Nosotros lo hacemos con productos de primer nivel, y recomendamos la continuidad cada quince días, para volver a darle vida a un cabello que mayormente está muerto” explica.

“La gente es muy coqueta, nos agradecía que estemos de vuelta porque no podía más aguantar el cabello largo o el ocultar las canas.  El tema del color fue fundamental, las clientas solicitaron mucho el poder teñirse” describe el empresario.

En cuanto a los costos aseguró que “en nuestro caso trasladamos al precio final, lo que implicó un aumento del 10%” entiende que “es la única forma de subsistir, además de los gastos que implicó el reacondicionar los locales, el trabajar a la mitad de la capacidad hace que tengamos que aumentar”. En esta línea y desde su experiencia sostiene que “ya no habrá peluquerías baratas, muchas lamentablemente van a cerrar y las que se mantengan van a tener que aumentar los precios, no hay otra alternativa”.

Por último manifestó que “sacando el tema de alisados, por el olor que genera, el resto de los tratamientos están disponibles para hacer”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *