Entrevista| Diputada Karina Banfi: «El mayor obstáculo que tuve en política fue en ser mujer»

Corría el año 1983, la Argentina atravesaba uno de los momentos políticos más complejos.  La democracia de a poco se abría camino no solo en la política propiamente dicha, sino en cada arteria de la sociedad.  Acaso como pocas veces en su historia la ciudadanía se contagiaba de un entusiasmo inusitado.

Desde el seno de Chascomús emergía un hombre que hacia vibrar en cada discurso.  Las manos entrelazadas al altura del hombro para, como alguna vez dijo, “saludar a todos juntos” se convertía de la marca registrada de un Raúl Alfonsín, que hacia enardecer a una multitud innovando con el prólogo de la Constitución Nacional.

En tanto, en la localidad de Bahía Blanca, allá donde termina la “pancita” de Buenos Aires, una pequeña de diez años, escuchaba absorta aquello de que “con la democracia se vive, se come y se educa” y le enunciaba a su padre que cuando creciera quería hacer “eso”.

“Eso” acaso no era ser Presidente u ocupar un cargo político. Era la vocación que implica ser funcionaria pública. Esa que escapa al rango, al cargo que se puede ostentar y se hace porque está en los genes.  En la naturaleza misma del ser. Su padre comprendió al instante lo que implicaba en sus ojos el «ser eso” y le aconsejó: “para logarlo tenes que militar”.

Cuando cumplió los 18 años, esa muchacha se afilio al Radicalismo. Paralelamente se graduó de abogada en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y realizó cursos de posgrado en Derecho de Acceso a la Información Pública en la Universidad de Oxford y en American University.

Ya para el año 2000, esa chica bonaerense que creció bajo el legado Alfonsinista, dejó el anonimato y se convirtió en delegada nacional ante la Unión Internacional de Juventudes Socialistas. Se trata de Karina Banfi, quien desde 2015 es Diputada Nacional del bloque de la Unión Cívica Radical en el Frente Cambiemos, y dialogó en exclusivo con #CIncoDIas.

Antes de llegar al Congreso Nacional, Banfi, fue consultora para la Relatoría Especial de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, coordinó programas regionales de transparencia y gobernabilidad para la Organización de los Estados Americanos e integró el grupo de expertos que elaboró en 2010 la ley Modelo Interamericana de Acceso a la Información Pública.

Uno de los primeros interrogantes que inician la charla, apunta a conocer cuál fue la mayor dificultad que afrontó en su extensa carrera y no duda en la respuesta: “En estos treinta años de militancia, donde  me entregue a una estructura y a entender cómo funcionaba una organización política , el gran obstáculo lo encontré en el género, en ser mujer”.

“La dificultad que tiene una mujer en tener una voz y que esa voz se escuchada, como dirigente, como militante juvenil” sentencia y sostiene que “hay un legado masculino en todos los partidos y eso hace que la competencia sea mucha, por eso , hoy comparto mi agenda abriendo las puertas a otras mujeres. Es un foco muy importante porque si la política no da el ejemplo de darle visibilidad a las mujeres ¿ Qué podemos esperar del ámbito privado o para otros estamentos las dificultades son iguales o peores?”.

Algo que en nuestro presente, desde su óptica, no ha cambiado mucho “si bien el Gobierno está llevando la bandera del feminismo y tiene como gestualidad, incluso, el crear un Ministerio de la Mujer” explica “tuvimos que pelear tres meses, con las mujeres de todos los bloques, para que haya una política pública clara que permita el contemplar cómo debía actuar una mujer que sufría violencia de género en el marco de una pandemia respecto al certificado de circulación”.

“Sigue siendo una ausencia la perspectiva publica hacia la mujer” sentencia y se explaya “en la Pandemia, por ejemplo, mucha de la carga más alta del hogar recae en la mujer. Además si es que tiene la posibilidad de trabajar debe complementar en el hogar. Se ha vuelto maestra, ama de casa, trabajadora con poco aporte de los varones y libra a diario una lucha cultural permanente que es muy difícil de romper”.

“Es una obligación que la política se debe, el debatir seriamente cuál es el rol de la mujer, cuál es el modo que debe ser tratada públicamente” enuncia.

Al respecto confiesa que, de una manera tácita, todas las Diputadas que están actualmente ocupando una banca, han estipulado que “tanto para sacar la paridad, como en las votaciones de ejes que son fundamentales para la aplicación de los Derechos para las Mujeres, como la pelea para tener una Ley de Educación Sexual Integrada o la Ley de Interrupción Legal del Embarazo, hemos concebido no agredirnos entre nosotras, para dar el ejemplo”.

La Pandemia es un tema que aqueja, y también es producto de la observación de la funcionaria “Hay algunos intendentes como Héctor Gay (NR: Intendente de Bahía Blanca) o el intendente de General Pueyrredón, Guillermo Montenegro, que supieron manejar el tema» asegura y destaca que estos dos casos son buenos ejemplos de cómo afrontar la crisis “son dos sectores que se han manejado muy bien, liderando la gestión, controlando los ingresos de gente a sus ciudades y detectando rápidamente los posibles contagios para luego aislarlos y contenerlos de manera sanitaria, lo que hizo posible que pudieran mantenerse en las fases sin tener que retroceder”.

Acaso un panorama diferente al que observa cuando refiere a otros niveles “el problema aparece cuando en la política no hay una  directiva clara tanto a nivel nacional como provincial, estamos en una escena de improvisación” sostiene.

En ésta línea afirma que sigue con interés como van a coordinar, post 17 de Julio, la situación en el AMBA, pues entiende que “son instancias diferentes lo que sucede en CABA y en provincia” y sentencia que a Axel Kicillof “le queda grande el saco de gobernador” dado que “no ha podido contener nada” y aclara que “la situación de AMBA no es producto de la pandemia, es de siempre. El trabajo informal, la falta de información a los ciudadanos, la contención socio económica, lo sabía (Kicillof) antes de la campaña” y de forma retórica se pregunta “¿Que se creyó el gobernador, que porque María Eugenia Vidal gobernó la provincia de Buenos Aires era fácil hacerlo?”.

Banfi esta convencida de que las consecuencias de la mala gestión de Kicillof “la padecen también los porteños, que están en otro nivel de control y autorregulación, que viene sosteniendo ya muchos días de aislamiento”.

Pero también un cuota parte de la responsabilidad, según la Diputada, le recae directamente a Alberto Fernández “Cada vez que habla no dice nada. No hay un norte, no hay una planificación, lo único que tienen como plan es el aislamiento y la cuarentena. La gente está agotada mentalmente de vivir encerrada en su casa, esto tiene efectos colaterales muy complejos. Yo no creo cuanto más la sociedad argentina puede sostener ésto, en términos de productividad y psicológicos” asegura.

Desde su óptica es tiempo de “ponerse a pensar políticas integrales que nos permitan convivir con el virus, porque la llegada de la vacuna no será rápidamente. Para eso hay que buscar sistemas más dinámicos, donde se debe restringir de manera zonales, pero no se puede pensar en que la única salvación sea la cuarentena”.

“Ya no se puede pretender que ver a tus padres o amigos sea un delito y que por eso te persiga la policía, entras en una anomalía social. Esto lleva a fiestas y encuentros clandestinos. No estamos tomando conciencia de la gravedad que esto puede suscitar” afirma quien fuera co-fundadora y ex-secretaria ejecutiva de la Alianza Regional por la Libre Expresión e Información.

En relación al aporte que, desde su partido, hacen en cuanto a ideas o proyectos, estrictamente vinculados al COVID-19, Banfi, relata que fueron “presentados más de 30 proyectos, que van desde pedidos de informes a proyectos de declaración y ninguno fue llevado adelante por el Gobierno”. 

Al respecto del rechazo del Bloque de Juntos por el Cambio a participar de una reunión con el Presidente, la Diputada entiende que se dio porque lo que busca la oposición no es una “foto”.

“Lo que solicitamos es que haya una reunión de trabajo, no para la foto. Ya hubo otras dos reuniones con el Presidente y los Jefes de Bloques que sólo fue una foto, un saludo a la bandera. Lo que necesitamos es que tener una conversación para llevarle nuestras iniciativas y aportes. Queremos ayudarlo a gobernar, no sacarnos una foto. No queremos engañar a la gente. Necesitamos una reunión donde se discuta cual va a ser el trazado de trabajo, en conjunto, entre oficialismo y oposición para sacar el país adelante, es lo que queremos como oposición responsable que somos” enfatiza.

Banfi deja en claro que no existe “grieta” en el partido: “El presidente y el Jefe de Gabinete se pasaron la semana anterior denostando a nuestro partido. Han intentado transgredir metiéndose en los asuntos internos de otro partido – explica- no estamos pelados, estamos recontra unidos. No hay halcones ni palomas, hay ideas. Puede haber maneras diferentes de trasmitirlas pero estamos más unidos que nunca”.

VICENTIN

La funcionaria, que supo ser consultora para la Relatoría Especial de Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), no dejó pasar la oportunidad para referir sobre uno de los temas que está en la agenda, no sólo política sino también social, de los últimos días: el caso de la Empresa Cerealera Vicentín.

En este aspecto, sostiene que desde el bloque opositor “no dejaremos pasar proyectos alocados como el de la “Expropiación de Vicentín”, que de hecho el oficialismo no lo manda al Congreso porque no le dan los números, y eso se debe al trabajo que hacemos como oposición”.

Si bien aclara que “No somos una máquina de impedir” y que acompañaran “aquellos proyectos que sean buenos y productivos para el desarrollo argentino y para evitar los contagios y la crisis sanitarias”  no harán apoyarán “ninguna locura como la reforma judicial, lo de Vicentín o un impuesto que en realidad ya existe como el de las “grandes riquezas””.

En el caso preciso de Vicentín, Banfi, argumenta que “hay un Juez que está actuando. Es una empresa que esta concursada no está quebrada, hay un Juez que está interviniendo. No podemos intervenir como Poder Legislativo que somos en otro Poder como el Judicial.  Tampoco, vale decir, es que los Directivos de Vicentín han solicitado una intervención o rescate de parte del Estado.  Entonces la pregunta es de donde surge esta idea y para qué. Ésto es lo que el Gobierno aún no ha sabido explicar. Porque lo de la “seguridad alimentaria” es un invento” argumenta al tiempo en que se pregunta “¿No será otro de los gestos del relato al que el Kirchnerismo nos tiene acostumbrado?”

La Diputada considera que proponer la expropiación de la Empresa atrajo “peligrosas consecuencias” tales como la aparición de “delitos que no se veían, se regresó al cuatrerismo de silobolsas, al delito agrario y ganadero” desde su análisis esto se debe a que existe “un Gobierno que denostó a un sector de la sociedad y obviamente hay seguidores que lo escuchan y actúan en consecuencia”.

“No hay que echar leña al fuego. Cuando el Presidente habla de pacificar o terminar con los “odiadores seriales” es que debemos terminar con el odio entre nosotros, no con el sujeto” enuncia.

En un paralelismo se puede pensar que desde la oposición existen actitudes que fomentan también el “actuar desmedido de los seguidores” tal como el tuit del Diputado Fernando Iglesias (NR: En el que hacía referencia a un cartel de la última marcha en el microcentro porteño en el que se leía “vamos por vos chorra” en clara alusión a la actual vicepresidenta de la Nación), situación que no amerita ningún tipo de paralelismo para la entrevistada: “No existe el mismo nivel de expresión y responsabilidad entre un ciudadano y un funcionario como tampoco, dentro de estos últimos, no es lo mismo un Diputado que un Presidente. Tampoco es comparable lo que puede decir un oficialista con un opositor” sostuvo.

En este sentido aseguró que no es lo mismo “un tuit de un Diputado de la oposición, que su red social es el único medio que tiene para expresarse, con el del presidente Alberto Fernández en donde retuiteó la imagen de un puño pegándole a un periodista”.

“Lo del Diputado no incita a la violencia” reafirma y añade que las marchas acontecidas el pasado 9 de Julio en varios puntos del país no fueron estimuladas por “ningún dirigente de Juntos por el Cambio, nadie las promovió o alentó, fue una convocatoria espontanea, no podemos prohibirlo” en todo caso, aclara, si podemos “repudiar que un grupo de locos agreda a un periodista”.

CASO FACUNDO ASTUDILLO CASTRO

Sobre el final de la entrevista, la Diputada Banfi, refirió al caso del joven desapareció desde hace ya 73 días y que ameritó el desplazamiento de la policía bonaerense del caso: “La actuación de la Bonaerense ha sido lamentable” confiesa.

En tanto resaltó que la “única hipótesis que maneja la actual Jueza federal es la de “Desaparición Forzada” y esta involucrada directamente la policía bonaerense”.

En cuanto a la actuación del Ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires, Sergio Berni, sostuvo que no tuvo la oportunidad de dialogar con él pero si recordó que “desde el Congreso Nacional, es solicitar la presencia de la Ministra Federich y el secretario de Derechos Humanos Horacio Pietragalla y ninguno de los dos han respondido los pedidos de informes o se presentaron para explicar lo que sucede”.

Además, Banfi, hizo alusión de que luego “de 73 días de tener una persona desaparecida de manera forzada en democracia, recién hace dos o tres que el Gobernador Kicillof se comunicó con la madre, y apenas dos días antes lo había hecho el Ministro Berni”.

Manifestó estar preocupada por el hecho: “Lo único que podemos pesar es que Facundo, dado los dais que pasaron, es que está en riesgo y la sociedad debe estar alerta porque tenemos una persona desaparecida en Democracia” afirmó.

Otro de los puntos que subrayó la funcionaria es la  poco trascendencia en los medios que tiene el caso de Facundo y de otros que se han sucedió en los últimos meses: “Un relevamiento del Comité Provincial por la Memoria dio cuenta de que solo en Junio, en Buenos Aires, han ocurrido 18 muertes en mano de la fuerza policial, esto no es noticia y es preocupante. A nivel nacional hay que sumarle diez caso más. No entiendo porque no se le da más visibilidad a estos casos.  Hace poco tuvimos el hecho de la primera mujer muerta en una comisaria (NR: refiere a Florencia Magalí Morales de la localidad de Santa Rosa del Conlara, en San Luis) desde que llegoó la Democracia y no fue noticia”.

Banfi cargó las tintas sobre el accionar de la Ministra de Seguridad Nacional, Sabina Frederic, al recordar que “reincorporó 400 de los 13 mil a los policías que dejó cesanteados  María Eugenia Vidal” lo que implica “un mensaje positivo del actuar de la fuerza y lo que nos damos cuenta, es que el mensaje en realidad, es de anarquía, es de vale todo”.

“Como no atendemos estas cuestiones de manera rápida y como la sociedad toda no nos ponemos en alerta de que están violando nuestros derechos fundamentales como es la vida, en el marco de una cuarentena. Porque en el caso de Espinosa en Tucumán, o Magali en San Luis se trata de personas que habían violado la cuarentena y que luego aparecen muertas. Esperamos que este no sea el caso de Facundo” finalizó.

 

 

Para NCN por Juan Jose Postararo

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *