Trump activa una ley de tiempos de la Guerra Fría

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, anunció que invocará la Ley de Producción de Defensa, que le permite imponer a la industria privada qué producir, en este caso con el fin de acelerar el suministro de productos médicos.

Además, ordenó parar las ejecuciones hipotecarias y desahucios hasta final de abril ante la pandemia del coronavirus.

El mandatario agregó en una conferencia de prensa que realizó en la Casa Blanca que promulgaría otra ley que permita a las autoridades estadounidenses rechazar a los inmigrantes que buscan cruzar ilegalmente la frontera sur con México, aunque sostuvo que por el momento “la frontera no será cerrada”.

Según Trump, el cierre de la frontera con México y con Canadá permitirá a Estados Unidos expulsar del país a los inmigrantes indocumentados sin ningún período de detención, ni el debido proceso.

“Este veto no tiene nada que ver con mantener seguros a los estadounidenses con respecto a la pandemia de coronavirus; el presidente Trump está jugando a meter miedo para justificar políticas racistas y discriminatorias”, opinó la directora para las Américas de Amnistía Internacional, Charanya Krishnaswami.

Trump había anunciado más temprano a través de Twitter que “por mutuo acuerdo” cerraría la frontera norte que limita con Canadá, para el tránsito “no esencial”, aunque aseguró que “el comercio no se verá afectado”.

“Presidente de tiempos de guerra” fue como Trump se refirió a sí mismo y dijo que firmaría la Ley de Producción de Defensa para hacer frente a un aumento en los casos de infectados, informó la televisora estadounidense CNN.

Se trata de una ley federal promulgada en 1950 con el fin de preparar al país en medio de la Guerra Fría, que permite al gobierno reunir al sector privado, en este caso para combatir la epidemia de coronavirus, y otorga al presidente una autoridad extraordinaria para lograr que las industrias expandan la producción y elaboren materiales vitales, informó la agencia de noticias EFE.

La ley ya había sido invocada por Barack Obama en 2011 y por el mismo Trump en 2017.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.