La desnutrición y la malnutrición causan daños irreparables

Por Daniela Natale (*)

Debemos saber que la desnutrición y la malnutrición causan daños irreparables que deben ser prevenidos y abordados de forma urgente. De acuerdo con datos de la ONU, a fines del 2018 había 14 millones de argentinos que no podían asegurar su alimentación.

Sin dudas la ley de emergencia alimentaria es una estrategia para poder contrarrestar lo que está pasando en Argentina y poder asegurar una alimentación adecuada para todos los grupos de la población, desde niños hasta ancianos. El problema es que hay tanta desinformación con respecto a la alimentación equilibrada y saludable que esto contribuye a distintos tipos de trastornos alimentario como la obesidad. Es importante que el sistema esté más presente para orientar a nuestra sociedad a tener una adecuada alimentación, fomentar el consumo de frutas y verduras y que los costos sean mucho más accesibles para todos.

Las frutas y verduras son componentes clave en una dieta saludable. Un bajo consumo de este grupo alimentario está asociado a una mala salud y a un mayor riesgo de enfermedades no transmisibles. Para contribuir al consumo, es necesario invertir en publicidad en los medios de comunicación masivos informando los beneficios de ingerir frutas y verduras y dando ideas de cómo hacerlo.

Otra acción que se podría implementar son los planes escolares para educar a los más chicos. De esta manera se les puede enseñar como cocinar con vegetales y frutas e informarlos acerca de los beneficios. También podrían acompañarlos los padres para que la comunicación sea para toda la familia. Un ejemplo, es Tropical Argentina, que lanzó un concurso para todas las escuelas de Argentina bajo la premisa Fruteá tu escuela, contribuyendo a cambiar los hábitos alimentarios en los más chicos.

Para seguir concientizando, las charlas de nutrición pueden ser muy productivas con el objetivo de que los alumnos se instruyan y coman más saludable.

La implementación de estas acciones, sin dudas, pueden contribuir a tener una población mucho más sana.

(*) Nutricionista, especialista en obesidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *