Colombia| Petro entre la economía y la postura internacional

En un panorama internacional la llega de Gustavo Petro a la presidencia de Colombia, genera ansiedad y expectativas por lo que pueda lograr el primer gobierno de izquierda en un país arraigado a la centroderecha.

En este sentido, la mirada económica parece ser la clave: el Dólar se disparó casi 100 pesos y volvió a treparse sobre 4.300 pesos colombianos; pero acaso la agenda prioritaria del nuevo mandatario parece ser otra.

Un ejemplo claro de lo que afirmamos es el restablecimiento de relaciones diplomáticas con la República Saharaui. Esto solo le aporta dificultades en su política exterior con todos los países de la región, de Europa y de África quienes desde un tiempo a esta parte recorren un camino inverso al elegido por Petro con respecto al Polisario, que por estos días cosecha cada vez menos adherentes por ser considerado un simple apéndice del ejército argelino.

Algunos analistas consideran que este gesto del Presidente colombiano podría ser una devolución de gentilezas por deudas del pasado, cuando el propio Petro como jefe guerrillero en su país compartía encuentros internacionales con guerrilleros del Polisario y mandatarios de regímenes dictatoriales que respaldan a estos grupos.

Por su parte los críticos observan con recelo este respaldo. Dado que entienden se apoya a “administradores del sufrimiento ajeno que en medio del desierto mantiene a una población semi-cautiva, con un nivel de vida miserable, para seguir obteniendo ganancias por cifras inimaginables gracias a lo recaudado de organismos internacionales y gobiernos amigos para, supuestamente, luchar por su pueblo”.

Argumentan que lo descripto ocurre “tanto en la capital de la frustración llamada Tinduf , tal como la define la excelente pluma del poeta Bachir Edkhil en Réquien a Safia, mi amor”.

Se trata de los archivos de distintos tribunales de Marruecos y España que guardan denuncias de violaciones, torturas y crímenes que comprometen seriamente a la dirigencia recién reconocida por el Presidente Petro. Dirigentes que han desconocido totalmente con su accionar un término que tanto utilizan y tan poco respetan, los Derechos Humanos.

Por otro lado, le recuerdan que desde Lima, el gobierno peruano le comunicó al Reino nor-africano que decidió retirar el reconocimiento a la República Saharaui, romper toda relación con dicha entidad y en concordancia con el Derecho Internacional y las resoluciones de la ONU sobre el asunto del Sahara, valora y respeta la integridad territorial del Reino de Marruecos y su soberanía nacional, así como el plan de autonomía a este diferendo regional.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.