Continúa la «novela Djokovic»: Ahora investigan si el serbio mintió en su Declaración Jurada

Pese a los grandes pasos hacia adelante que dio en cuanto a su participación en el Abierto de Australia, con la devolución de su visa y su liberación tras un conflicto judicial que se resolvió en su favor en la madrugada del lunes en Argentina, el futuro de Novak Djokovic en ese país oceánico sigue sin definirse.

El ministro australiano de Inmigración, Alex Hawke, quien tiene la facultad de cancelar el visado de Djokovic y, en consecuencia, forzar la salida del serbio del país, remarcó este martes que sigue considerando «a fondo» la situación del tenista que ocupa el primer puesto del ránking ATP y que llegó a Melbourne para defender la corona del primer Grand Slam de la temporada.

En un escueto comunicado de la oficina de Hawke, se subrayó que el ministro «está considerando si cancelar el visado de Djokovic» mediante el uso que le concede el artículo 133C(3) de la Ley de Inmigración australiana.

«En línea con el debido proceso, el ministro Hawke considerará a fondo el asunto. Como el problema está en curso, por razones legales es inapropiado hacer más comentarios», apuntó el departamento gubernamental, según recoge el canal público ABC.

El comunicado coincide con la investigación de las autoridades sobre una posible mentira de Djokovic en un documento de entrada a Australia donde aseguró que no había visitado ningún tercer país las dos semanas previas, lo que podría conllevar que su visado fuera cancelado nuevamente.

El juez Anthony Kelly, del Tribunal del Circuito Federal de Melbourne, ordenó al Gobierno australiano que liberara a Djokovic del centro de detención donde permanecía desde su arribo a Australia. También instó a devolverle al serbio su pasaporte y sus efectos personales y pagar los costes legales del serbio, quien luego de conocer el fallo, expuso públicamente sus deseos de jugar el torneo.

La advertencia sobre este último recurso de Australia de deportar al tenista, en el marco de su combate contra la propagación del covid-19 dentro de su territorio, la había lanzado Christopher Tran, un abogado gubernamental.

«Fui informado que (el ministro) considerará si ejerce un poder personal de cancelación», avisó el letrado, minutos después de conocerse el fallo del juicio tras una larga audiencia de unas siete horas.

Una fuente del gobierno federal confirmó hoy al diario The Sydney Morning Herald que se está examinando la declaración de viaje donde el deportista marcó la casilla «no» en la cuestión de si había realizado algún viaje durante los 14 días previos a la llegada al país.

El tenista, que según sus documentos médicos aportados estaba infectado con la covid-19 el 16 de diciembre, pasó la Navidad en Belgrado de acuerdo con las fotografías publicadas en las redes sociales, antes de trasladarse a España, desde donde abordó un avión el 4 de enero con tránsito en Dubái y destino final Melbourne.

Las leyes australianas consideran como una «ofensa seria» una declaración falsa y que puede acarrear una pena máxima de hasta doce meses de cárcel.

A su llegada a Australia, la noche del pasado miércoles, las autoridades de inmigración retuvieron al tenista de 34 años, anularon su visado y le enviaron a un hotel donde permaneció aislado hasta el lunes, al considerar insuficientes las pruebas aportadas para lograr una exención médica de vacunación.

Los abogados del tenista apelaron la decisión ante un tribunal de Melbourne, que dio la razón al deportista serbio. El lunes, de hecho, el atleta pudo entrenarse con libertad para preparar el Abierto de Australia, que se disputará entre el 17 y 30 de enero.

Tras conseguir la liberación, el número uno del mundo salió directo hacia el Melbourne Park, donde ni lerdo ni perezoso tuvo su primera práctica en la casa del primer Grand Slam de la temporada.

Acto seguido, les agradeció a sus fanáticos por su apoyo durante estos días que estuvo detenido en una habitación del Park Hotel. Lo hizo a través de un hilo de Twitter que rápidamente se viralizó mientras su familia, casi en simultáneo, ofrecía una conferencia de prensa en Belgrado.

«Estoy complacido y agradecido de que el juez revocara la cancelación de mi visa. A pesar de todo lo que ha pasado, me quiero quedar y tratar de competir en Australian Open. Sigo concentrado en eso. Volé aquí para jugar en uno de los eventos más importantes que tenemos frente a los increíbles fanáticos», dijo Nole.

Y siguió: «Por ahora no puedo decir más, pero GRACIAS a todos por estar conmigo en todo esto y animarme a mantenerme fuerte».

Mientras aguarda la decisión del ministro de Inmigración australiano, Djokovic realizó este martes su segunda sesión de entrenamiento en la pista Rod Laver Arena, escenario en el que levantó nueve títulos de Grand Slam.

El serbio, quien recibió el respaldo público de la ATP, trabajó junto a su entrenador Goran Ivanisevic, según unas imágenes aéreas emitidas hoy por el canal público ABC

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.