Informe Especial| Las claves para entender lo que sucede en Cuba

Una serie de manifestaciones generalizadas tomaron por sorpresa las calles de Cuba el pasado domingo, las mayores muestras de disgusto masivo protagonizado por el pueblo cubano desde 1994 y, quizás, desde el triunfo de la Revolución. Ese descontento popular tiene raíces muy profundas y responde a un proceso acumulativo, por lo cual es legítimo preguntarse:
¿Qué pasa realmente en Cuba?

Estas son algunas de las claves que ayudan a entender cómo se ha generado el estallido, espoleado y amplificado en todo el mundo por las redes sociales, al que tendrá que hacer frente el presidente Miguel Díaz-Canel, heredero de Fidel y Raúl Castro, el primer dirigente en 62 años de régimen que no vivió la revolución:

¿Dónde surgen las protestas y qué piden los manifestantes?

Cientos de cubanos empezaron a protestar el domingo en las localidades de San Antonio de los Baños, cerca de La Habana, y Palma Soriano, en Santiago, una chispa que después se extendió a todo el país. En principio, era una protesta por los largos apagones de electricidad y para exigir la vacunación contra la covid-19. Poco después, las demandas se convirtieron en gritos de “libertad” y exigencias de cambios políticos.

La protesta llegó a Facebook y se difundió en directo, con proclamas tan inusuales como “Abajo la dictadura” o “No tenemos miedo al comunismo”. En varios puntos como Cárdenas, en el oeste de la isla, hubo saqueos a tiendas estatales y se atacaron coches de policía.

Las protestas han sido duramente reprimidas por el Gobierno, que llamó a los revolucionarios a combatir las manifestaciones en las calles, con más de un centenar de detenidos.

¿Qué papel ocupa EEUU en el conflicto?

La melancolía y buena vida de los años de Obama, el recrudecimiento del bloqueo por parte de Trump y las perspectivas de que Joe Biden no las mejorará a corto plazo, son los ejes principales que salen a luz en las protestas.

Vale recordar que Estados Unidos mantiene un bloqueo impuesto desde la década de 1960, desconociendo hasta las resoluciones de la ONU, lo que implica la escasez de productos básicos, el acceso a recursos fundamentales y, en plena pandemia, la imposibilidad de adquirir insumos medicinales básicos.

Estas medidas unilaterales impuestas por Estados Unidos, hacen casi imposible la adquisición de tecnologías, materias primas, reactivos, medios diagnósticos, medicamentos, dispositivos, equipos y piezas de repuesto básicos para enfrentar la pandemia.

Una sola vez, en 2016, Washington se abstuvo de votar en contra de la resolución cubana de condena al embargo, en un contexto de acercamiento del Gobierno de Barack Obama hacia la isla.

Luego Trump (2017-2021) dio marcha atrás a ese histórico acercamiento: volvió a declarar al país comunista como estado patrocinador del terrorismo e impuso cerca de 250 nuevas sanciones contra Cuba.

Una de las causas de la situación que atraviesan millones en Cuba es el criminal bloqueo que mantiene Estados Unidos.

El actual presidente estadounidense, Joe Biden, que como vice de Obama participó en la política de acercamiento con Cuba, no ha revertido ninguna de las sanciones impuestas por Trump desde su llegada a la Casa Blanca en enero.

No obstante, en su campaña había prometido hacerlo y había señalado que la línea dura de Trump contra Cuba «no ha hecho nada para avanzar en la democracia y los derechos humanos» en la isla.

Sin embargo, en marzo la portavoz de la Casa Blanca, Jen Psaki, afirmó que «un cambio en la política hacia Cuba no figura actualmente entre las mayores prioridades del presidente Biden».

Biden necesita mantener el vínculo con dos senadores de línea dura contra Cuba, el demócrata Bob Menéndez (Nueva Jersey) y el republicano Marco Rubio (Florida), a quienes necesita para confirmar en la cámara alta a miembros de su equipo, explicó a AFP el experto en política latinoamericana Christopher Sabatini, de Chatham House.

¿Cómo ha golpeado el covid en Cuba?

Las protestas parecen ser el resultado del hartazgo de la larga crisis económica y sanitaria, una de las peores de la isla, desde el maleconazo de 1994, durante el llamado Periodo Especial, tras la caída de la URSS, cuando cientos de cubanos salieron a protestar por la precaria situación en vísperas del estallido de la crisis de los balseros. La isla, que logró mantener el control de la pandemia en 2020 (solo contabilizaba 1.500 muertos) y liderar la creación de una vacuna propia (aunque con una distribución deficiente), ha visto en las últimas semanas un rebrote de la enfermedad, de los más peligrosos de América Latina. El domingo, las autoridades informaron que había 7.000 casos y 31 muertos, aunque la oposición sostiene que los datos reales son mucho peores y que muchas zonas están al borde del colapso sanitario.

Una economía estancada.

Con el motor económico, el turismo, totalmente gripado, a la incidencia del coronavirus se ha sumado la inflación, los apagones, la escasez de alimentos y de productos básicos. En 2020, la economía se contrajo un 11%, el peor dato en tres décadas, y a principios de año el Gobierno cubano propuso un nuevo paquete de medidas económicas que aumentaron los salarios y las pensiones, pero también los precios. Ante la falta de divisas se han creado tiendas en moneda libremente convertible —solo se puede pagar con tarjeta de crédito— donde se venden alimentos y electrodomésticos, mientras en los comercios de pesos cubanos los productos cada vez son menos. Desde el mes pasado, no se aceptan “temporalmente” dólares en efectivo, la principal moneda en la que reciben sus remesas los ciudadanos. La Habana culpa de la situación al embargo de EE UU.

 

¿Cuál ha sido la reacción de La Habana?

En la línea oficial castrista, el presidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, no ha dudado en culpar a Washington de las protestas. En una transmisión en directo por la radio y televisión cubanas, Díaz-Canel, acompañado por miembros de su Ejecutivo y del Buró Político del Partido Comunista de Cuba (PCC, el único legal), ha asegurado este lunes que su Gobierno busca “enfrentarse y vencer” el embargo decretado por Estados Unidos, que se agravó durante la presidencia de Donald Trump (2017-2021). También ha dicho que los disturbios buscaban “fracturar la unidad del pueblo”. Por ello, ha agregado, los manifestantes “han tenido lo que se merecían”, en alusión a la represión de las protestas. El mismo domingo, Díaz-Canel ya anunció que no “se permitirán provocaciones” y pronunció el famoso mantra de Fidel Castro: “La calle es de los revolucionarios”. El actual presidente de EE UU, el demócrata Joe Biden, ha expresado su apoyo al pueblo de Cuba y a su protesta pacífica.

¿De dónde viene el eslogan “Patria y vida”?

Remedo del eslogan oficial castrista, el rap Patria y vida se ha convertido en la banda sonora de las protestas. Obra de los raperos cubanos Maykel Osorbo y El Funky —que viven en la isla— junto con otros músicos exiliados en Miami, como Gente de Zona, su letra irreverente (“Ya no gritemos ‘Patria o muerte’, sino ‘Patria y vida’”) y un potente vídeo de lanzamiento en el que se quema un dibujo del héroe cubano José Martí y un dólar (“Cambiando al Che Guevara y a Martí por la divisa”, dice la canción), además de mostrar a los disidentes del Movimiento San Isidro, han tenido mayor repercusión mundial desde su salida en febrero que anteriores manifiestos.

Cuba después de los Castro.

Es la primera vez en los 62 años de historia del régimen castrista que el Gobierno y la cúpula del PCC están alineados en torno a un civil y a una nueva generación de líderes que no lucharon en Sierra Maestra. Tras la muerte de Fidel Castro en 2016 y la posterior retirada de Raúl Castro como primer secretario del Partido en 2021, Miguel Díaz-Canel, que ya ejercía como presidente desde 2018 y será sucedido en la jefatura del Estado en 2028, tiene ante sí la difícil tarea de retener el poder en manos del partido en una coyuntura crítica. Para ello hay dos hombres clave y de trayectoria empresarial: el primer ministro Manuel Marrero, que estuvo al frente de Turismo, y Luis Alberto López-Callejas, al mando de GAESA (el grupo empresarial del Ejército).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.