Caso Maradona| ¿Qué declaro el neurocirujano Leopoldo Luque?

El neurocirujano Leopoldo Luciano Luque negó haber estado a cargo de la internación domiciliaria durante la que falleció Diego Maradona, deslindó responsabilidades en la empresa de medicina prepaga, pidió la realización de una nueva junta médica y aseguró que nunca se representó la posibilidad de la muerte del “10” porque las patologías que presentaba surgieron en la autopsia y no en los chequeos médicos que se hizo en vida.

“Lamento profundamente el deceso de Diego Armando Maradona. Era mi paciente y mi amigo”, afirmó Luque (39) en unas de las primeras frases del descargo por escrito de 85 páginas que presentó en la Fiscalía General de San Isidro, donde era indagado desde este mediodía por los fiscales de la causa.

El neurocirujano considerado por los fiscales Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari como uno de los principales responsables de la muerte del “10” por ser el supuesto médico de cabecera, manifestó que ratificaba la declaración espontánea que había presentado por escrito en diciembre pasado.

En aquella oportunidad, el acusado sostuvo que la muerte del excapitán de la selección argentina había sido “inesperada, imprevista, en las horas de sueño, sin brindar ninguna posibilidad de tratamiento».

En la presentación, donde al final solicita su sobreseimiento, el neurocirujano criticó las conclusiones a las que arribó la junta médica y pidió su repetición con peritos “imparciales”.

“Gran parte de las afirmaciones falaces de los hechos que los fiscales afirman tiene que ver con las incongruencias y mala interpretación de los hechos que realizaron los peritos médicos propuestos por la fiscalía”

“Niego categóricamente haberme representado el fatídico desenlace”, sostuvo en el escrito al hacer referencia a la imputación en su contra por “homicidio simple con dolo eventual”, con una pena de 8 a 25 años de cárcel.

Además, señaló que “el actuar doloso, aún eventual, iría contra la finalidad misma de la ciencia médica”.

“Jamás me representé el resultado. Los estudios realizados en vida al paciente no daban cuenta de que el mismo tuviese enfermedad renal crónica, enfermedad hepática e insuficiencia cardíaca”, señaló el imputado, quien mencionó varios chequeos realizados entre 2019 y 2020 donde nadie alertó sobre estas patologías.

Afirmó que la junta médica advirtió esa triple patología pero basada “en los resultados obtenidos de la autopsia, no en los resultados realizados en vida, que es lo que los médicos podemos evaluar”.

“Continúan los fiscales afirmando que me debía representar la muerte ya que era un resultado esperable. No lo fue para ninguno de los médicos que lo asistió, estudió y controló, durante los últimos dos años”, sostuvo en otro párrafo del escrito.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.