Tras el ASPO y el DISPO, ahora llegan las «Restricciones Intermitentes»: ¿De qué se trata?

El próximo viernes vence el actual esquema de restricciones dispuesto por el gobierno de Alberto Fernández para intentar mitigar el avance de la segunda ola de contagios de coronavirus Covid-19 y, mientras se espera conocer el impacto sanitario de las últimas medidas de confinamiento, en Casa Rosada ya comenzaron a delinear cómo seguirán a partir del fin de semana.

En ese camino la idea que viene sonando cada vez con más fuerza es avanzar en un esquema de restricciones intermitentes mientras se da tiempo para que avance la campaña de vacunación que viene mejorando su ritmo y ya tiene prácticamente a la mayor parte de la población de riesgo inoculada con al menos la primera de las dosis.

  • Este esquema de restricciones permitiría evitar un cierre total y prolongado como el que vivió la Argentina el año pasado con el fuerte impacto que ello significó para la Educación y la economía. La idea, ya con la campaña de vacunación avanzada y el sistema sanitario reforzado luego de un año de sostenido trabajo en ese sentido, es ir alternando en los próximos meses de mayor frío y más contagios, cierres estrictos con restricciones más laxas de modo de no afectar por completo la actividad económica.

De esta manera se busca que la cura de contagios vaya fluctuando en periodos de unos 10 a 12 días en los que subiría y luego volvería a bajar merced de las mayores restricciones a la circulación. Siempre mientras avanza la campaña de vacunación de modo de que sean cada menos los pacientes que llegan a terapia intensiva.

  • Así planteado se analiza la posibilidad de habilitar periodos de unos 11 días de restricciones más leves seguidos de otros de 9 días de restricciones más estrictas con especial énfasis en los fines de semana de para evitar el principal foco de contagios que son las reuniones sociales.

Por otra parte el Gobierno espera que en las próximas semana se apruebe el proyecto de ley que envió al Congreso para regular las medidas sanitarias y que, de ser aprobado, estará vigente hasta el 31 de diciembre próximo. Consideran que ayudaría a levantar parte de la incertidumbre que rodea las restricciones y porovocan el hastío de la población, en medio de un año electoral.

El texto ya logró media sanción en el Senado y ahora se espera que se debata en la Cámara de Diputados.

Según dijo el ministro de Salud porteño Fernán Quirós, en CABA comienza a registrarse una leve merma. “Empiezan a impactar los descensos vinculados al fuerte esfuerzo que hemos hecho entre todos para este cierre durante 9 días”, sostuvo este viernes. Las cifras de contagios durante la semana próxima serán clave para que el Gobierno decida qué medidas imponer si no consigue que se apruebe la ley.

La semana pasada, la ministra de Salud Carla Vizzotti adelantó que el Gobierno trabaja en un esquema de cierres y aperturas “intermitentes”, como las de este fin de semana. El Gobierno busca además establecer un cronograma para darle mayor “previsibilidad” y “tranquilidad” a la población y a los sectores económicos afectados por los cierres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.