Oscar 2021| La «maldición» de Glenn Close, otro año si poder lograr la estatuilla

Experta en papeles difíciles y personajes complejos, parece que Glenn Close sigue arrastrando la maldición de los Oscar y esta 2021 tampoco fue el año para consagrarse como mejor actriz.

Con la de este año, Close ha recibido cinco nominaciones a mejor actriz, que se suman a las tres candidaturas a mejor actriz de reparto que consiguió en años consecutivos a principios de los 80, nada más debutar en el mundo del cine.

Etiquetada como icono e institución de Hollywood, valorada por su versatilidad y por su dedicación profesional, hay quienes consideran un sacrilegio que todavía no haya recibido un Oscar.

En la temporada pasada parecía que el camino previo le llevaría hasta él. Recibió el Globo de Oro y el SAG Award por encarnar a esa mujer de un Nobel de literatura (Joe Castleman, interpretado por Jonathan Price) que pasa la vida en la sombra hasta que se descubre que era ella quien escribía las extraordinarias obras de su esposo.

Pero el camino se torció. En la gala de los Oscars 2019 la gran Glenn Close vio como su anhelado (y para muchos merecidísimo) Oscar a Mejor Actriz pasaba por delante de su mirada celeste hasta posarse en el regazo de otra grande, Olivia Colman, por su papel en La favorita.

Cuentan quienes le conocen que ya empieza a tomarse este tema como un designio de los dioses. No en vano siempre ha sabido dar vida a mujeres en la sombra que pudiendo ser heroínas entregaron su talento a la discreción. Ya han pasado varias décadas desde que, en los ochenta, consiguiera su primera nominación al Oscar con The World According to Garp. Y desde entonces, ha sido la eterna postulada.

Así las cosas, esta mujer nacida en Connecticut en 1947, que ha recibido el Toni, el Emmy y el aplauso de toda una legión de fieles seguidores, se ha convertido en la actriz viva con más nominaciones al Oscar sin haber ganado jamás.

Son muchos los regalos que nos ha hecho Glenn Close durante su trayectoria. Fue la intrigante y misteriosa Madame Merteuil en Relaciones peligrosas, nos hizo sonreír en su versión de Cruella de Vil y nos zarandeó en Atrcción fatal. Esas imágenes quedarán en la memoria colectiva aunque no se haya llevado la estatuilla.

Ya han pasado varias décadas desde que, en los ochenta, consiguiera su primera nominación al Oscar con ‘The World According to Garp’

A pesar de todo, aún sin Oscar y sin demasiada respuesta para explicar por qué razón…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.