Dos Diputados oficialista candidatos a ocupar el lugar de Losardo, en el Ministerio de Justicia

La ministra de Justicia de la Nación, Marcela Losardo, presentó finalmente su renuncia, tal cual había anticipado ayer  Alberto Fernández, y asumirá al frente de la embajada argentina ante la UNESCO.

En este sentido el Presidente había explicado que la ex Ministra le pidió la semana última «dejar el cargo», por lo que explicó que deberá encontrar un «reemplazante» para ese puesto.

Ante este escenario son dos los apellidos que suenan fuerte en el despacho de Alberto Fernández para sucederla en el cargo.  Con perfiles, estilos y orígenes se trata de los Diputados del Frente de Todos Martín Soria y Ramiro Gutiérrez.

Uno de ellos tendrá la dura tarea de mediar con la relación del Gobierno con los jueces y, al mismo tiempo, sobrellevar la presión del ala kirchnerista más duro, que puja por una resistida reforma del Poder Judicial.

Basta echar mano a sus redes sociales para darse cuenta de lo antagónico que son sus miradas, pese a que ambos comparten raíces peronistas. Mientras que Soria cita textualmente a CFK cuando ésta describe como “podrido y perverso” al sistema judicial; en los tuits de Gutiérrez son frecuentes las referencias a Sergio Massa, como así también a las propuestas para generar “alivio fiscal” para la clase media y a la gestión que llevan adelante los referentes del Frente Renovador en sus respectivos ministerios y agencias.

Martín Soria

Martín Soria (45 años) es el mayor de los cuatro hijos que el fallecido gobernador de Río Negro, Carlos “El Gringo” Soria tuvo con Susana Freydoz, quien fue condenada a 18 años de cárcel por asesinato agravado por el vínculo y con arma de fuego y que hoy permanece en prisión domiciliaria. Es además el hermano de María Emilia Soria, con quien “enrocó” cargo: ella pasó de diputada nacional a intendenta de General Roca y él dejó ese cargo ejecutivo para ser diputado nacional. Ambos movimientos ocurrieron con apoyo del kirchnerismo, tras un intento fallido por ser gobernador.

Según las crónicas policiales, fue uno de los primeros en ver el cadáver de su padre, el gobernador Soria, tirado en la cama de la habitación de su casa de General Roca, luego de que su madre lo asesinara de un disparo en el rostro, el 1° de enero de 2012. Hacía pocos días que “El Gringo” había dejado la Municipalidad de su pueblo y dejado a Martín en su lugar para asumir la gobernación.

La cercanía al kirchnerismo de Soria se produjo después de asumir la banca en la Cámara baja. Sin otra experiencia legislativa nacional, después de asumir en diciembre de 2019 comenzó a tejer buenas relaciones con el presidente Alberto Fernández, pero sobre todo con el kirchnerismo más duro, a partir de su rol en la Comisión de Justicia, en la de Legislación Penal, Asuntos Constitucionales y de Juicio Político. En un año, se convirtió en una de las espadas K contra el Poder Judicial, no sólo con cuestionamientos políticos, sino con denuncias por la actuación de los magistrados durante el gobierno de Mauricio Macri. Hasta marzo del año pasado no se le había detectado es vocación por lo judicial.

Ramiro Gutiérrez

El caso de Ramiro Gutiérrez (54 años) es en la actualidad diputado e integrante también de las comisiones de Justicia, Legislación Penal, Asuntos Constitucionales, entre otros, tuvo un momento de alto perfil como uno de los principales “arquitectos jurídicos” de Sergio Massa.

De Dolores, interior de la provincia de Buenos Aires, Gutiérrez es bachiller universitario en Derecho, Abogado y Magíster en Ciencas Penales. Ejerció la docencia y ocupó cargos en el ámbito municipal y provincial. Fue diputado bonaerense, donde llegó a ser vicepresidente de la Cámara baja e integró el Consejo de la Magistratura de la Provincia.

Gutiérrez tuvo un alto perfil entre 2018 y principios de 2019, cuando presentó el “Código Justo” con el que el Frente Renovador buscó disputar la agenda de seguridad y de endurecimiento de las penas para luchar contra la inseguridad. “Es el código en el que las penas se cumple”, explicaba entonces, cuando la relación política de su jefe estaba muy distante de Cristina Kirchner y, más aún, de Mauricio Macri. Más cerca y en una línea no muy distinta, el año pasado presentó el diputado en la Cámara baja un proyecto para elevar las penas al vandalismo rural. Su último posteo en Twitter

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.