Plan Qunita| La pericia oficial desestima por completo la denuncia de la Diputada Ocaña

Corría Julio de 2015 cuando la dirigente del Pro y actual Diputada Nacional, Graciela Ocaña, denunciaba el llamado “Plan Qunita”, en principio por supuestos sobreprecios y derivado en una factible “peligrosidad” de los productos, que llevó adelante el por entonces juez federal Claudio Bonadío, quien incluso llego a procesar al ex jefe de Gabinete Aníbal Fernández, al gobernador de Tucumán, Juan Manzur, y al actual Ministro de Salud bonaerense, Daniel Gollán.

Todo esto en base a un “Kit sustituto” que la funcionaria había presentado como base de su denuncia. Lo cierto es que, en la jornada de hoy, se dio a conocer la pericia oficial sobre este procedimiento que desestima todos los argumentos esgrimido por Ocaña.

La misma había sido ordenada por los jueces del Tribunal Oral Federal 1, con Adrián Grünberg como presidente,  consta de 96 páginas y un anexo y está firmado por los siete peritos, los oficiales y los designados por los imputados. Es decir que hubo unanimidad.

En este sentido confirmaron que el presupuesto alternativo tenía fallos como: “la distancia entre los barrotes de esta cuna es peligrosa para un bebé”; “los materiales no cumplen con lo solicitado”; “el kit de la licenciada Ocaña no contempla todos los ítems requeridos en la licitación”.

La Sindicatura General de la Nación estimó que los kits del plan debían valer uno 7.479 pesos, cerca de los 7.850 a los que licitó y dentro del 10 por ciento de margen que permiten las normas.

Respecto al tema sobreprecio también de manera unánime, se precisó que era imposible determinar un precio de referencia porque no existía un kit igual en el mercado para hacer una comparación en forma directa. De manera que hicieron una sumatoria de cada producto por separado, pero alertando que era muy difícil establecer los costos organizativos, impositivos y financieros del conjunto. Las ofertas que se presentaron no difirieron mucho y no llegaron a cubrir la licitación: se buscaron 150.000 kits y las empresas ofertaron por cerca de 140.000.

Según la pericia, a la salida de fábrica, o sea únicamente sumando precios producto por producto, se arrancaba con unos 3.000 pesos en marzo de 2015 y llegó a 4.000 en marzo de 2016, pero sin los costos de organización, impositivos y de financiamiento. Otro cálculo presentado por dos de los peritos ya menciona la cifra de 7.400 pesos, muy cercana a los 7.850 de la licitación.

De esta manera, el peritaje presentado a la Justicia Federal determinó que el kit cumplía con los objetivos y no tenía sobreprecios.

Vale recordar que el Plan Qunita fue lanzado en 2015 y consistía en la entrega de un kit de productos que permitían bajar la mortalidad de bebés entre uno y seis meses. Había sido lanzado por la entonces presidenta, Cristina Fernández, y estaba destinado a las titulares de la Asignación por Embarazo.

Contemplaba la entrega de un set que incluye cuna, sábanas, frazada y otros elementos básicos y la realización de controles médicos obligatorios.

Los puntos de la pericia sobre la denuncia de Ocaña

«La longitud del moisés permite que el bebé esté acostado hasta que los bebés puedan sentarse o arrodillarse. El modelo presentado por la licenciada Ocaña no cumple con esta norma».

«La cuna presentada por la licenciada Ocaña está hecha de aglomerado. No cumple con lo solicitado».

«Los materiales del modelo presentado por la licenciada Ocaña no se encuentran homologados».

«La cuna presentada por la licenciada Ocaña no cumple con la normativa europea».

«La cuna presentada por la licenciada Ocaña no es transportable como se requiere en el Plan Qunita».

«Los elementos aportados por la licenciada Ocaña no cubren la totalidad de los ítems requeridos en la licitación». Si se toma por ítems, la pericia dice que le faltan 14 de 42 ítems y si se evalúan las cantidades, le faltan 20 de 59 elementos.

«Los elementos aportados por la licenciada Ocaña no son equivalentes en materiales, características y calidad a los del pliego licitatorio».

«La distancia de los barrotes de la cuna presentada por la denunciante es peligrosa para un bebé de menos de seis meses».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.