Masivas protestas en Polonia contra el fallo que prohíbe el aborto no punible

El Tribunal Constitucional polaco dispuso la prohibición casi total del aborto a partir de este miércoles. Las organizaciones de mujeres no tardaron en tomar la protesta callejera en todas las ciudades del país, con epicentro en Varsovia. Con jueces adictos al gobierno, se emitió un fallo que considera inconstitucional la interrupción del embarazo en caso de que el feto sufra una malformación o enfermedad. La adopción del fallo implica que ahora se prohibirán todos los abortos en Polonia, excepto en casos de violación e incesto y cuando se considere que la vida o la salud de la madre están en peligro. La nueva restricción impulsada por el oficialismo, coloca la prohibición al derecho al aborto como casi total: según datos oficiales, el 97% de los abortos legales son por causa de malformación del feto.

Luego de dos jornadas de lucha, entre el miércoles y el jueves, la policía apresó a 14 manifestantes. Entre ellos, a Klementyna Suchanow, vocera de la organización de mujeres All-Polland Women’s Strike y organizadora del Paro Internacional de Mujeres. Exigimos la liberación inmediata de todos los presos por luchar.

El gobierno de Polonia, a la cabeza del partido nacionalista y ultracatólico Ley y Justicia (PiS) había pausado esta medida en el mes de noviembre, por la presión de las multitudinarias manifestaciones en contra del fallo, que luego se extendieron a realizar otros reclamos al gobierno. Las mujeres habían bloqueado los accesos a las ciudades, y el gobierno tuvo que retroceder en la medida.

La ley hasta el momento era la más restrictiva de toda la Unión Europea, por autorizar el aborto sólo en tres casos: cuando corre riesgo la vida o la salud de la madre, cuando un examen prenatal indica una grave patología irreversible en el embrión y cuando el embarazo se debe a una violación o a un incesto. Esta avanzada oscurantista ya había tenido su precedente en el año 2016. En esa ocasión, las mujeres polacas se organizaron en una huelga y se movilizaron en todas las ciudades del país en lo que se conoció como el «lunes negro», tirando abajo este intento que buscaba penas de cárcel de cinco años para las mujeres que recurran y realicen la práctica.

En América Latina tenemos reformas reaccionarias del estilo. Recientemente, Honduras aprobó una reforma constitucional que busca prohibir el aborto en todas sus causales no punibles, ya legalizadas desde 1982. Los gobiernos y las iglesias buscan avanzar en los cuerpos y la salud de las mujeres. En la vereda opuesta está la organización y la lucha independiente del Estado y sus instituciones clericales por la conquista de este derecho tan sentido: como sucedió en nuestro país y en Corea del Sur.

Fuente Prensa Obrera

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.