Venezuela acusó a Guyana por declaración «engañosa» y ejercicios militares con EEUU

Venezuela acusó a Guyana, de haber hecho declaraciones «extravagantes» y «engañosas», y calificó como una «amenaza a la paz» los ejercicios militares que ese país vecino, con el que mantiene una antigua disputa territorial, está realizando junto a Estados Unidos.

Por un lado, la cancillería venezolana dijo en un comunicado que «protesta y rechaza las extravagantes declaraciones» que el presidente de Guyana, Irfaan Alí, hizo días atrás, en las que tildó de «profundamente preocupante» un reciente decreto Caracas que reivindica derechos soberanos sobre aguas adyacentes a la costa guyanesa.

Alí «aludió en repetidas veces a Venezuela en asuntos absolutamente de la incumbencia de nuestra jurisdicción interna, al referirse a un decreto presidencial sobre ordenación administrativa regional que es de la exclusiva competencia del Ejecutivo Nacional conforme a la Constitución y que en nada compete a las autoridades guyanesas», afirmó la cancillería venezolana, según la agencia de noticias ANSA.

El presidente de Guyana dijo el sábado, en un mensaje a la nación, que «es profundamente preocupante que, el 7 de enero, el presidente de Venezuela, señor Nicolás Maduro, emitiera un decreto reclamando la soberanía de Venezuela y los derechos soberanos exclusivos en las aguas y fondos marinos adyacentes a la costa de Guyana, al oeste del río Esequibo».

«La soberanía sobre esta costa y el territorio terrestre al que está adscripta fue otorgada a Guyana (entonces Guayana Británica) en el laudo arbitral de 1899» y «al decretar que los mares aledaños a este territorio pertenecen a Venezuela se han violado al menos dos principios fundamentales del derecho internacional», añadió Alí.

Maduro anunció en la noche del jueves que había firmado un decreto para establecer un nuevo «territorio para el desarrollo de la fachada atlántica» del país en Esequibo, un área que Venezuela disputa a Guyana y posee importantes reservas de petróleo y gas, y cuyas autoridades serán designadas por el Ejecutivo venezolano.

Por otra parte, el ministro de Defensa de Venezuela, general Vladimir Padrino, afirmó que los ejercicios militares que Guyana está realizando desde el sábado en sus costas junto a Estados Unidos representan «una amenaza a toda la región, a la paz», y «una clara provocación a los intereses de la patria».

«Estamos muy pendientes de que estos ejercicios militares no sean realizados en aguas jurisdiccionales de Venezuela», añadió la vicepresidenta Delcy Rodríguez, según la agencia de noticias AFP.

Desde 1811, Venezuela reclama como propio el territorio del Esequibo o Guayana Esequiba, una superficie de 159.542 kilómetros cuadrados, equivalente a 74,2% de los 214.970 kilómetros cuadrados en poder de Guyana y que nunca estuvo bajo soberanía venezolana.

La cuestión está desde 1966 bajo la órbita de la Secretaría General de la ONU, pero su gestión de «buenos oficios» no avanzó significativamente.

El conflicto se reavivó en marzo de 2015, cuando Venezuela protestó sin éxito por la autorización que Guyana dio a la petrolera estadounidense Exxon Mobil para explorar dentro de la zona disputada, y se agravó dos meses después, cuando Caracas creó por decreto cuatro «zonas de defensa integral marítima e insular», una de las cuales abarca el área «en reclamación».

En ese contexto, Guyana anunció que no estaba interesada en reactivar el proceso de buenos oficios y que «la única opción» para resolver el diferendo era llevarlo a la Corte Internacional de Justicia (CIJ) con sede en La Haya.

El caso llegó a la CIJ a fines de junio pasado, pocos días después de que Venezuela notificara al tribunal que no le reconocía competencia para resolverlo.

Semanas atrás, la CIJ se declaró competente para entender en la controversia y Maduro ratificó su desconocimiento de esa instancia.

El jueves, al presentar el decreto cuestionado por Georgetown, Maduro exhortó al secretario general de la ONU, António Guterres, a «reanimar el diálogo» entre ambos países, con el fin de llegar a «una solución verdaderamente negociada, amistosa y definitiva».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *