La Ministra Bielsa ¿El primer cambio de Alberto Fernández?

Al parecer aquella famosa frase de Cristina Fernández en la Carta Pública que emitió semas atrás, donde afirmaba había “funcionarios que no funcionan” hizo mecha en el Gabinete Nacional y todo apunta que María Eugenia Bielsa, a cargo del Ministerio de Desarrollo Territorial y Hábitat sería la primera eyectada de su puesto.

Desde las esferas de la Casa Rosada, refieren que “se busca mayor dinamismo de la cartera que hoy ocupa la mujer es clave para la reactivación económica del país. El diseño de un ambicioso plan de viviendas, fue la idea que motorizó el nombramiento de la arquitecta especializada en urbanismo al comienzo de la nueva era de gobierno peronista”.

En esta línea se dice que buscarán un enroque hacia otro cargo que amortigüe la situación y ya suena fuerte el nombre del intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, para su reemplazo.

Sucede que el puesto es clave si se tiene en cuenta que “la vivienda social” es uno de los pilares del peronismo clásico ya que no sólo permite achicar el déficit habitacional sino porque la construcción demanda mano de obra directa intensiva y a la vez, exige insumos que en su gran mayoría son de producción nacional.

Pese a que cuenta con el afecto personal del Presidente, Bielsa, no logró alcanzar el ritmo que esperaban en Casa Rosada. Incluso carga con el reproche de  los poderosos intendentes bonaerenses quienes reclaman el no haber construido una sola casa en el Conurbano, a la vez que tuvo problemas para organizar sus oficinas donde ni siquiera completó el organigrama y cuando tuvo diferencias con Juan Grabois, la Secretaría con más recursos, encargada de urbanizar barrios, pasó a la órbita de Desarrollo Social.

¿Quién es Ferraresi?

El intendente es un cristinista puro, vicepresidente del Instituto Patria, sonó al inicio del actual ciclo como ministro de Obras Públicas de Kicillof. Ingeniero de trato áspero, hasta sus críticos le reconocen gran capacidad de gestión, como demostró en Avellaneda.

Ferraresi tiene en su haber dos condiciones insoslayables: cuenta con la confianza absoluta de Cristina, es el vicepresidente del Instituto Patria y en 2016, durante la mayor embestida del macrismo a la ex presidenta, el intendente se mantuvo firme a su lado e integró el grupo de intendentes del Patria junto a Secco y otros alcaldes.

Por otro lado, tiene reputación de ser un buen gestor. Avellaneda se destaca por la cantidad de obras. De hecho, era mencionado como Ministro de Obras Públicas de Axel Kicillof. De profesión ingeniero, en el kirchnerismo confían en que pueda darle el dinamismo necesario que requiere la cartera para ser uno de los engranajes de la reactivación.

A su vez, su nombramiento es apoyado por el resto de los intendentes que no ocultan su malestar con la arquitecta por el poco desempeño del Ministerio en sus distritos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *