La Unesco premió a tres municipios argentinos como «Ciudades del Aprendizaje»

Los municipios bonaerenses de José C. Paz y La Matanza y la ciudad santafesina de San Justo fueron premiados por la Unesco como «Ciudades del Aprendizaje» que distingue aquellos sitios en los que las autoridades despliegan medidas para que la comunidad adquiera conocimientos aún en contextos muy vulnerables.

La primera ciudad argentina premiada fue la cordobesa de Villa María, en el año 2016, mientras que esta distinción también la ganó en su momento la ciudad mexicana de Puebla, que cuenta con una población que duplica a distritos como por ejemplo Jose C. Paz.

El distrito paceño, ubicado en el norte del gran Buenos Aires, tiene unos 300.000 habitantes y sólo 25 años de vida, mientras que es considerado como una de las zonas más pobres de la provincia de Buenos Aires.

Mario Martínez, secretario de educación de esa comuna, dijo  que «nuestra Universidad y nuestras escuelas dan educación gratuita a miles de habitantes del interior y de otros países limítrofes».

«El 58% de la población de Jose C. Paz es menor de 19 años y a lo largo de sus 25 años se establecieron objetivos en educación, que van desde sus 129 escuelas públicas, su Universidad y sus programas de alfabetización para la población vulnerable», dijo Martínez.

Y aregó que Jose C.Paz «es un distrito dormitorio, la mayoría trabaja en otros municipios y en la Ciudad de Buenos Aires, pero nos enfocamos en dar educación con fondos del municipio para construir escuelas y fudamentalmente la Universidad, que el año próximo inaugura su facultad de Medicina».

El funcionario destacó, además, que «se realizaron muchas obras para dar educación a miles de personas que vinieron del interior y de países limítrofes, porque en sus lugares de origen no había escuelas».

También refirió que se llevaron a cabo programas para que estudiantes de nivel medio reemplacen a personas que se estaban por jubilar de distritos vecinos como General Sarmiento, así como también efectuaron «un trabajo muy fuerte en el área de discapacidad».

Martínez apuntó que Jose C. Paz «es un distrito en el que no hay clase alta,tanto el centro como la periferia son gente de clase media a baja, por lo que es considerado como uno de los lugares mas pobres de la provincia. En este contexto y con 25 años de vida, fuimos premiados por nuestra tarea educativa».

Indicó que en la Universidad de Jose C. Paz se recibieron jóvenes que constituyen la primera generación de universitarios y que el año que viene tiene proyectado inaugurar una escuela técnica, al tiempo que el mayor déficit es en el nivel inicial, «ya que tenemos mucha población joven y pocos jardines de infantes».

Para Martínez la distinción también premia a los docentes «que realizan un trabajo de alfabetización en toda la periferia, con una población muy vulnerable».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *