El Presidente entregó viviendas del Programa Procrear

El presidente Alberto Fernández remarcó su convicción de que el acceso a una casa «es un derecho que hace, en esencia, a la condición humana» y advirtió que «detrás de cada obra inconclusa hay una lógica que subyace en quien gobierna».

Fernández se pronunció así durante un acto, que encabezó a través de una videoconferencia desde el partido bonaerense de San Antonio de Areco, y con el que concretó la entrega de 784 viviendas para familias de La Rioja, Mendoza, Santiago del Estero, Misiones y Buenos Aires.

«Cuando llegamos al Gobierno nos encontramos con 11.000 viviendas que no se terminaron nunca; no sabemos si por inoperancia, ideología o maldad», declaró el jefe de Estado, acompañado por el gobernador bonaerense, Axel Kicillof, y la ministra de Desarrollo Territorial y Hábitat, María Eugenia Bielsa.

En esta primera entrega, fueron adjudicadas viviendas ubicadas en las ciudades de Santa Antonio de Areco (Buenos Aires); Posadas (Misiones); Maipú (Mendoza); Chilecito (La Rioja); y en la capital de Santiago del Estero.

Fuentes del Gobierno indicaron que durante este mes y octubre próximo se continuará con la entrega de otras 1500 viviendas en predios de Salta; Ciudad de Buenos Aires; Santa Cruz; Tierra del Fuego; Córdoba; y Río Negro, que forman parte de un total de 11 mil casas que quedaron inconclusas en la gestión anterior.

Si bien el Presidente aclaró que su intención no es «sembrar grietas», planteó que no es una «verguenza» que el Estado «vaya en auxilio de los que más lo necesitan», pero sí lo es que «le dé vía libre a los pícaros para especular y ganar sólo ellos».

«Tener un techo hoy en día es parte de la condición humana, es un derecho que hace en esencia a la condición humana», enfatizó Fernández y agregó: «Nuestra victoria será poner de pie a la Argentina con más producción y más trabajo».

En el marco del plan Procrear, la construcción de las viviendas entregadas hoy se inició durante la gestión de la expresidenta Cristina Fernández de Kirchner, pero durante el Gobierno de Cambiemos fueron paralizadas.

«Dejaron de construirlas en 2015 cuando llegaron al Gobierno; por razones que uno no logra entender quedaron las obras paradas y los argentinos esperando», reflexionó.

Reseñó que el gobierno de Mauricio Macri «tomó deuda una y otra vez, los pícaros compraron dólares y se los llevaron fuera del país y otra vez tuvimos que llegar nosotros a poner orden a todo eso».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *