Estudiantes argentinos crearon un sistema automático para desinfectar colectivos en cinco minutos

Un grupo de estudiantes avanzados de la Universidad Nacional Arturo Jauretche de Florencio Varela inventaron un sistema para sanitizar los colectivos de transporte público en pocos minutos.

Proponen conectar un producto desinfectante al sistema hidráulico del colectivo, lo que genera una nube de fluido que en cuestión de minutos envuelve todo el interior de la unidad, desinfectándolo.

La concreción del proyecto, surgió de la charla de dos estudiantes, «se concretó en sólo tres meses, tiempo en el cual se conectaron, idearon, consiguieron los materiales, armaron el prototipo, lo probaron, lo mejoraron, lo patentaron y proyectaron cómo implementarlo en caso de que la demanda sea alta», detalló Macarena Fernández Acuña, estudiante avanzada de Ingeniería Industrial.

¿De qué se trata este invento?

Proponen conectar un producto desinfectante al sistema hidráulico del colectivo, lo que genera una nube de fluido que en cuestión de minutos envuelve todo el interior de la unidad, desinfectándolo. De esta manera, el micro puede volver a funcionar sin perder tiempo, pero garantizando que quedó libre de coronavirus u otro agente infeccioso. “Mediante el uso de una válvula de corte, tipo palanca, permite que el fluido desinfectante circule por todas las cañerías haciendo uso del aire comprimido del micro, desembocando en las boquillas aspersoras y generando una especie de niebla en toda la unidad. No moja, sino apenas humedece, y en 5 minutos se termina el proceso, incluyendo el secado”, detalló Acuña.

Seis son estudiantes de la UNAJ, otro es transportista, y un tercero es ingeniero de la UTN, que integran “ Ingenar”, la sociedad que busca idear e implementar soluciones integrales a problemáticas sociales desde la perspectiva de la innovación y el cuidado del medio ambiente. Se trata de Luis Alberto Moreno (22), Diego Martín Zaracho (23), Macarena Belén Fernández Acuña (24) y Tomás Leandro Ferreirone (24) son estudiantes avanzados de Ingeniería industrial (UNAJ); Javier Mario Solís (35) es estudiante avanzado de Ingeniería en Informática (UNAJ); María Belén Moreno (20) es estudiante avanzada de Licenciatura en Administración (UNAJ); Mariano Julián Ferreirone (30) es ingeniero en Sistemas (UTN), y Fernando Gabriel Leguizamón (38) es transportista.

¿Cómo nace la idea?

“Un día Luis (Luis Alberto Moreno) fue al cajero automático y no podía creer que en tiempos de la inteligencia artificial esté toda la gente tocando los botones del cajero, cuando estamos en plena pandemia. Convocó al resto del equipo, para hacer una lluvia de ideas sobre problemáticas sociales para resolver, entre las cuales estaba la necesidad de sanitizar el transporte público”, contaba Macarena.

“Comenzamos con esta idea, hasta que llegamos a un prototipo aceptable, porque uno de nuestros valores es la mejora continua. Empezamos a desarrollar este sistema, coordinando todo en reuniones virtuales, ya que no todos se conocen personalmente aún, y quiero resaltar la confianza y el compromiso de todos, en trabajar aún sin conocerse» Macarena agrega: “Tuvimos en cuenta muchísimas cuestiones como las recomendaciones de la ANMAT de que no se puede expulsar ninguna sustancia sobre personas. Sucedió con los arcos sanitizantes que colocaron en muchos lugares y que los tuvieron que sacar porque muchas personas son alérgicas o pueden resultar perjudicadas. Por eso, esto es sólo para cuando el colectivo está sin pasajeros”.

¿Quienes colaboraron?

Pudieron probar el sistema debido a que el papá de Luis tiene una gomería en el Parque Industrial Quilmes, Luis Hugo Moreno, quien les prestó el espacio, las herramientas y hasta les consiguió un colectivo para hacer los ensayos. Recibieron la ayuda además del ingeniero Luis Gómez, profesor de la UNAJ, para patentar el producto, registrar la marca y otros trámites: “Esto habla muy bien de él y de una universidad que hace todo para vincular a los estudiantes con los docentes”, destacó la joven. Comprobaron que en un minuto se desinfecta la unidad (utilizan hipoclorito de sodio diluido, producto aprobado por la ANMAT), y lleva 4 minutos el secado. Aclaró Moreno que este procedimiento sólo puede realizarse con la unidad libre de pasajeros, y está diseñado para practicarse cada media vuelta en cada cabecera del recorrido de los colectivos. El dispositivo funciona mediante el sistema hidráulico del colectivo, se distribuye un desinfectante (hipoclorito de sodio diluido, aprobado por la ANMAT) que, haciendo uso del aire comprimido del colectivo, sale a la unidad por boquillas aspersores en forma de bruma durante un minuto. Este tipo de salida permite que no moje, sino que apenas humedezca y pueda secarse en sólo cuatro minutos.

Hoy están abiertos a la propuesta de proveedores, empresarios, transportistas interesados en el sistema y confían en que puede transformarse en una oportunidad y fuente de trabajo para muchas personas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *